TALLERES ARQUEOLÒGICOS DE OBSIDIANA

El Valle de Tulancingo está rodeado de viejos volcanes así lo atestiguan los grandes yacimientos de obsidiana del Pizarrín y del cerro de las Navajas, la Arqueóloga Florencia Jacobs  Müller escribió hace más de 30 años:  

“Esta región muestra signos de bastante actividad volcánica en el pasado. La porción sur del valle está cubierta por un flujo de lava que es llamado el Pedregal de Santiago…

 En el km. 144 de la carretera Tulancingo a Tuxpan  esta uno de los yacimientos de obsidiana que se han hallado en el Estado de Hidalgo. La obsidiana de este lugar está llena de burbujas de aire, los rangos de color varían, van del negro torpe, al plomizo perlado, y algunas veces está presente un pedazo de rojo sobrio.

El ITZTLI es una piedra vitrosa generalmente, de la que se obtenían, flechas y navajas; por su gran filo, tenían un valor incalculable tanto para la cacería como para otros menesteres, por lo que se le daba gran importancia ritual. Se le asocia especialmente a TEZCATLIPOCA quien en ocasiones era representado como un espejo adivinatorio hecho de este material.

El nombre de la diosa Itzpapálotl, quiere decir Mariposa de Obsidiana…”

Otro de los yacimientos de obsidiana de gran  importancia en el Estado de Hidalgo se encuentra en la Sierra de las Navajas, en este maravilloso lugar aún se encuentran los restos de obsidiana verde:

Sierra de Las Navajas. – Este yacimiento se localiza al norte del poblado del Nopalillo, en el estado de Hidalgo, y es el único conocido  hasta ahora que tiene obsidiana de color verde y verde dorado, por lo que es fácilmente identificable microscópica y macroscópicamente; esta materia prima ha sido explotada desde tiempos precerámicos y ha alcanzado una amplia distribución en Mesoamérica…

Itztli significa en náhuatl obsidiana (Simeón, 1986: 211); en  la región el lugar donde abunda este material es en el yacimiento de Sierra de las Navajas así como Huapalcalco pero este último está demasiado retirado de la zona. Además, que el cerro más alto que existe en el área es el llamado Cruz del Milagro; en la actualidad una de las laderas que lo drenan se llama Iztla, mientras que por el lado sur existe un manantial de agua permanente. Pensamos que es muy probable que el nombre prehispánico del cerro donde se encuentra el yacimiento haya sido Iztlitepec o Istlaltepetl, que quiere decir Cerro de Obsidiana.”    

Las minas de obsidiana aún permanecen  y pueden se observadas, se realizan visitas guiadas al Cerro de la Cruz del Milagro para conocer las antiguas minas y los actuales talleres de artesanía de obsidiana. Como se ha escrito anteriormente, en Huapalcalco han arrasado con  los grandes talleres de obsidiana en el Pizarrín:     

Tulancingo Hgo. Septiembre 22, 1986                                         

Lic. Aurelio Marín Huazo

Presidente Municipal de Tulancingo

PRESENTE

Por el presente conducto se le informa que: el pasado 19 de los corrientes, una máquina motoconformadora que presenta la razón social Constructora del Estado de Hidalgo, arrasó dos talleres Arqueológicos de Obsidiana  que ocupan el segundo lugar más importante en esa materia en el Estado, mismos que se ubican, en los predios conocidos como el Pizarrín. Por tratarse al parecer de obras realizadas por una dependencia oficial y considerando lo establecido en La Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos Artísticos e Históricos en su artículo 4° le notificamos que la Presidencia Municipal a su cargo debe proceder a la suspensión de dichos trabajos ya que está destruyendo el Patrimonio Cultural de la Nación. 

 ATENTAMENTE: 

 Arqlgo. Raciel de la Mora, Dr. INAH Hidalgo. 

Todo quedó en la mayor impunidad la destrucción siguió. Hasta el próximo Viernes.     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: