La muerte nunca se vió tan bella…

México es un país reconocido a nivel internacional por su importancia cultural. Las festividades celebradas por las costumbres y tradiciones de su gente, involucran a todas las regiones del país durante diversas épocas del año.
Una de las celebraciones mexicanas más populares con gran impacto en diversas partes del mundo, es el “Día de Muertos”. Esta festividad, dedicada a nuestros seres queridos fallecidos, es considerada como una de las manifestaciones culturales más importantes, ya que constituye uno de los núcleos centrales de identidad y cosmovisión autóctonos.
En el 2003, la festividad indígena dedicada a los muertos en México, fue proclamada como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la UNESCO, con el objeto de apoyar los esfuerzos nacionales, dedicados a promover y difundir las poblaciones indígenas contemporáneas. (CONACULTA, 2006).
El “Día de Muertos” se lleva a cabo los últimos días del mes de octubre (del 25 al 30) y los primeros de noviembre (del 1 al 3), es decir estamos a pocos días de celebrarlo.
El “Día de Muertos” para los mexicanos es pensar y dedicar un rincón y unos momentos a nuestros seres queridos, aquellos que se adelantaron en el camino pero por fortuna tuvimos la oportunidad de coincidir con ellos en vida.
Es por eso, que les otorgamos las “ofrendas”, manifestaciones plásticas muchas de ellas de carácter efímero pero simbólico, con los platillos, los dulces y las bebidas que más les gustaban, acompañados de deliciosa fruta de temporada, pan y flores, muchas flores que acompañarán su camino y los guiarán tanto de ida como de vuelta.
Después de la comida y las oraciones, como buenos mexicanos, sigue la fiesta. Es por eso que para nosotros la celebración sigue en cualquier lugar dónde nos encontremos. Tal vez nos pintaremos la cara, haciendo homenaje al famoso arte de José Guadalupe Posada o colgaremos la foto de nuestro familiar o amigo junto a bellos colores de papel picado e iluminado con velas.
Realmente el “Día de Muertos” ha materializado diferentes ámbitos culturales de la República Mexicana, así como en el canto, la música y la danza… (y aquí entro yo).
Este año, la Compañía Folclórica Magisterial de Hidalgo del Mtro. Alejandro Camacho González en conmemoración de la celebración del “Día de Muertos” pondrá en escena el espectáculo “La muerte también baila”, una función de danza clásica, contemporánea y folklórica como homenaje al significado de la muerte.
Una forma de contar la historia de cómo la vivimos y hacia a dónde la movemos. De ahí la frase: “La muerte nunca se vio tan bella hasta que los mexicanos la apreciaron”.
“Las tradiciones y festividades que se vinculan con los muertos siempre estarán acompañadas por encontrarle un sentido a la muerte.”
[El evento será el próximo 03 de Noviembre a las 18 horas, en el Auditorio Gota de Plata. Acceso gratuito y podrán adquirir sus boletos mediante la página de la Secretaría de Cultura de Hidalgo.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: