ELEVA DEFENSAS Y PROTÉGETE

Diariamente nuestro organismo está expuesto a una gran cantidad de factores y situaciones que pueden provocar infecciones por virus, bacterias u hongos, nuestro cuerpo posee un sistema inmunológico, que es el encargado de enfrentarse a todos estos microorganismos que nos pueden causar problemas de salud.

Sin embargo, el estilo de vida sedentario, la mala alimentación, los cambios bruscos de clima, o la falta de actividad física, entre otros factores, pueden provocar un debilitamiento en este sistema, haciéndonos más susceptibles de sufrir las diferentes enfermedades causadas por todos estos microorganismos, pero por fortuna existe una bebida antiviral que se puede preparar en casa.

Esta preparación requiere de la combinación de tres ingredientes muy saludables para aportarle al sistema inmunológico los nutrientes necesarios para mantenerse fuerte y dispuesto a luchar contra todo tipo de infecciones.

Son económicos y fáciles de encontrar, además de que es muy probable que, incluso los tengamos de manera permanente en nuestra cocina. Se trata de limón, jengibre y miel de abejas.

El limón es famoso por sus altos contenidos de vitamina C que, además de ser un importante antioxidante, también fortalece el sistema inmunológico gracias a la activación de glóbulos blancos, este alimento tiene propiedades antibióticas y antivirales.

Por su parte el jengibre se ha popularizado por sus múltiples propiedades medicinales, entre las que se destaca su acción antiinflamatoria y mucolítica, además de su gran cantidad de antioxidantes.

Aunado a ello, la miel de abejas tiene una poderosa acción antibiótica que podría eliminar los virus y bacterias que provocan gripes y resfriados, este alimento, tan famoso desde hace muchos siglos, ha sido utilizado en el tratamiento de diferentes enfermedades respiratorias y virales.

Teniendo en cuenta todo esto, su preparación es muy sencilla, únicamente se requiere de dos limones grandes con cáscara., ½ raíz de jengibre y 200 ml de miel de abejas orgánica, se licúan todos los componentes y ya incorporados se vacían en un frasco de vidrio con tapa.

La manera de consumirlo es una cucharadita al día para los niños y dos en adultos, pudiéndose disolver en agua o té, con ello será más que suficiente para mantener las enfermedades virales controladas y al margen, es por Salud y Más… hasta la próxim@. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: