RUMBO A TULA

      Al hablar de los Toltecas y Quetzalcóatl, a menudo nos preguntamos, ¿de qué lugar provenían?   Unas versiones  relacionan a los toltecas con los chichimecas o los huastecos. Parte de las respuestas fueron referidas en las crónicas.

     “La primera nación de que tenemos algunas aunque escasas noticias es la de los toltecas. Estos desterrados, según dicen, de su patria Huehuetlapallan, país según conjeturas del reino de Tollan, de donde tomarían el nombre situado al norte o noroeste del Nuevo México, comenzaron su peregrinación en el año 1 técpatl, que fue el 511 de la era vulgar. En cada lugar se detenían el tiempo que les sugería su antojo, o exigían las necesidades de la vida. En donde les parecía oportuno hacer más larga mansión, fabricaban casas, cultivaban la tierra la tierra y sembraban las semillas de maíz, de algodón y otras que  consigo llevaban para proveerse de alimento y vestido. Así vagaron, dirigiéndose  siempre a las partes meridionales…” Francisco Javier Clavijero, HISTORIA ANTIGUA DE MÉXICO.

      Otra versión sobre el peregrinaje de los toltecas es la llegada de estos al norte de Veracruz en barcos, posteriormente se dirigen a Tulancingo y tiempo después a Tula Xicotitlan.

      “Según el Códice Chimalpopoca en 2 tochtli, llegó Quetzalcóatl a Tulancingo y de ahí a Cuextlan, país maya o huasteco. Pero Muños Camargo asienta que primero pasó por Pánuco siguiendo luego para Tulancingo. Los toltecas inician su peregrinación en el año 1 tochtli, o sea 761 según Veytia y llegan a Tuzpan bajo C Acatzin como lo asienta Ixtlilxóchitl en el año 648  o 807 según la otra cuenta…”

    Fra. Bernardino de Sahagún en su libro Historia  General de las cosas de la Nueva España Capítulo XXIX; refiere acerca de como llegaron los toltecas a Tulancingo.

   “Primeramente los toltecas, que en romance se pueden llamar oficiales primos, según se dice, fueron los primeros pobladores de esta tierra, y los primeros que vinieron a estas partes que llaman tierras de México, o tierras de Chichimecas; y vivieron primero muchos años en el pueblo de Tullantzinco, en testimonio de lo cual, dejaron muchas antiguallas allí, y un cu que llamaban en indio Uapalcalli el cual está hasta ahora y por ser tajado en piedra y piedra ha durado tanto tiempo. Y de allí fueron a poblar a la ribera de un rio junto al pueblo de Xicotitlan, el cual ahora tiene el nombre de Tulla y de haber morado  y vivido allí juntos hay señales  de las muchas obras que allí se hicieron…”

  A pesar de la enorme importancia que representa Huapalcalco para la historia de Tulancingo, del país, y a nivel mundial, hoy Huapalcalco representa el ejemplo de la destrucción del Patrimonio Arqueológico. De la zona mínima de resguardo, 39 hectáreas y de los 4 kilómetros de superficie que se calcula que tiene el sitio, solamente quedan 11 hectáreas y en  triste condición. Esperamos que las nuevas generaciones sean más respetuosas con lo poco que queda del Legado Cultural de Tulancingo.

Hasta el próximo viernes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: