La cadena del voto por Morena, se rompió

  • El PRI, peor imposible en Acaxochitlán
  • Cuautepec, aprendiendo a sobrevivir

CANDIDATOS SUJETOS A

UN MENOR POPULISMO

Sobre la insistente teoría de las y los candidatos del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el Estado de Hidalgo, que esperan con la mayor de sus ilusiones, que el voto de los electores se deje llevar por el canto del Presidente Andrés Manuel López Obrador, replicando los triunfos del 2018, es algo casi imposible porque nada sucede dos veces de la misma manera, aún en la política en la que algunas cosas solían ser predecibles.

En estos tiempos la buena calificación se ha convertido en descalificación para el mandatario mexicano y para el partido, que construyó con deshechos del PRI para llegar a la Presidencia de la República, la cual logro ciertamente con un triunfo histórico. Y es precisamente ahí, donde ha quedado en las páginas de la historia y del pasado no retornable.

Sujetos ahora a la observación y crítica del pueblo, en cuanto al quehacer político y los resultados de la representatividad que tienen; que por cierto son muy pocos y sin proyectos definidos ni concretos, la mayoría están legítimamente reprobados.

Hay nominados impuestos por Morena, que no pueden salir libremente a las calles a hacer campaña, y no es precisamente por el problema de la pandemia, sino por remordimiento y temor de ser rechazados por la sociedad así que se mantienen seguros y guardados esperando el día del juicio final.

Algunos candidatos ex priistas incómodos, convertidos en morenistas se perfilan hacia la recta final de la contienda, con un partido dividido y esta podría ser la gran diferencia política y de popularidad que convenza a los ciudadanos a formar una avalancha para acudir a las urnas a votar; pero en su contra.

En los principales municipios de están entidad federativa los abanderados del partido de moda se comienzan a arrinconar llevando la peor parte de estas elecciones y arrastrando lamentablemente con culpas ajenas, que se reflejarían el próximo domingo 18 de octubre.

En efecto, el pueblo es sabio y devuelve lo que recibe y lo que ha recibido. Es por ello que en la lucha política no siempre se gana y el pueblo manda mensajes instantáneos, que le permiten los procesos electorales, especialmente cuando los gobiernos han fallado.

Los rumores populares van marcando el cauce político y después emprende marchas hacia las transiciones y en la política moderna, el descontento de la gente en prácticamente todo el país, muy probablemente podría dejar de proteger el nombre de López Obrador y los candidatos que contenderán este año por las alcaldías en el Estado de Hidalgo, estarían totalmente desprotegidos y a merced de los opositores, sobre todo de los priistas.

Estamos a mitad del camino rumbo al proceso final y los candidatos que manifiestan su incapacidad de trabajar siguiendo los protocolos de sanidad en tiempos del coronavirus, deben estar conscientes que la libertad del voto los haga perder.

POLÍTICOS

DEVALUADOS

Y RECICLADOS

Las acciones hablan por sí solas en el acontecer de las campañas político-electorales en el Estado de Hidalgo, en las que muchos candidatos a las presidencias municipales que representan al Partido Revolucionario Institucional, en las zonas y municipios más marginados por la pobreza y desigualdad, se mantienen con baja popularidad debido a que van y vienen entre las sombras de su ambición; desaparecen y vuelven a aparecer, perdidos en el tiempo sin comprender que el “viejo” PRI, va dejando de existir porque antes de su regreso, la derrota los ha definido como símbolo de traición a su pueblo.

En el municipio de Acaxochitlán, se han formado nuevas expresiones políticas y sociales que cuentan con el aprecio y la gratitud de la gente que se suma cada día a proyectos distintos que superan por mucho los discursos huecos y falsos de los devaluados representantes del PRIAN.

El clan conformado por la señora ex presidenta Rocío Sosa Jiménez, el ex alcalde Julián Perea, Eduardo Licona Suárez y su reducido grupo de “amigos” incondicionales, comenzaron a operar a favor del abanderado Salvador Neri Sosa, en una campaña de simulaciones que advierte que esta segunda vuelta, no tendrán un final feliz.

Los “prianistas” andan muy nerviosos porque no levantan el ánimo de los habitantes de Acaxochitlán, ante el descontento y desilusión de los gobiernos anteriores, que no quisieron o no pudieron dar cumplimiento a todos los compromisos y promesas que llevaron a la población a votar por la ineficacia, ignorancia, el retroceso y vacío de poder que prevalece en esta localidad de la zona Otomí-Tepehua.

Los líderes del PRIAN tienen tanto miedo a perder, que presuntamente ya le entraron al juego de la guerra sucia y no quieren que el abanderado del proyecto “IMPULSO-E2020 mantenga su propaganda en las comunidades indígenas en las que la misma gente defiende decididamente; el miedo no anda en burro.

El poder político municipal ha girado en torno a la alternancia entre el PRI y el PAN, diseñado por un solo personaje. Sin embargo, en este proceso de renovación de la presidencia municipal, juega otra figura que asume el compromiso y el reto de terminar con este episodio de herencia familiar, pero al parecer no lo hace él solo, al candidato “Independiente” Erik Carbajal Romo lo respaldaría la gente de las distintas comunidades, que quiere construir un futuro verdaderamente próspero para sus familias y que su voto “no sirva” para enriquecer a las familias de las y los alcaldes como ha sucedido en el pasado. Calificados desde la única tribuna que es tierra firme los candidatos reciben las impresiones y la expresión de los ciudadanos; para unos es de gratitud y confianza y para otros el repudio, desilusión y desprecio es la única recompensa por haberle fallado a su pueblo tantas veces.

En cada municipio controlado por la miseria, la humildad de la población y la voracidad de sus gobernantes en la que sobreviven cientos de familias indígenas como Acaxochitlán, el dominio dependerá del control de cada espacio en las comunidades al paso de estas campañas y la presentación de estructuras nuevas que rompan con el tradicionalismo tricolor de avaricia y más de los mismos y de lo mismo como el mayor reclamo de la gente.

El candidato del PRI Salvador Neri Sosa, ya no es la misma revelación de hace más de 25 años (un cuarto de siglo), cuando se les permitía condicionar el sufragio llamándolo “voto de hambre” y no había de otra.

Hoy los habitantes de este municipio están en condiciones de analizar adecuadamente a cada una y cada uno de los candidatos para decidir el próximo 18 de octubre quién ocupará el cargo de presidente municipal.

DESDE EL CENTRO

DE LA BATALLA

Como un punto da alivio popular, el candidato del PRI en el municipio de Cuautepec de Hinojosa, Manuel Fermín Rivera, visto como un impulsor del futuro de los pobladores que han sobrevivido al pasado, por su experiencia, podría estar en el momento indicado creando nuevas expectativas con la garantía de reanimar la economía y la industria textil principalmente y a punto de desaparecer como la base de fuentes de trabajo.

 En salud, educación y programas que ayuden a que los cuautepequenses sean mayormente productivos y no dependientes del gobierno federal con programas refriteados de gobiernos anteriores. Manolo Rivera tiene quizás el reto más grande y comprometido de su carrera política y de servicio público en esta localidad golpeada por la inseguridad, los crímenes por el control del territorio en la guerra del huachicol y la violencia que ha generado una incontrolable violencia y temor entre la población.

Lo que ocurre en Cuautepec ocurre en todos lados. La gente exigiendo empleo, servicios de salud dignos con médicos, enfermeras y medicinas las 24 horas del día, policías eficientes que respeten en lado de la ley y rechacen la corrupción, educación realmente gratuita, que no condicione el aprendizaje de niños y jóvenes a las cuotas de inscripción y que los útiles lleguen en tiempo y forma, para que no atrase su aprendizaje entre muchas más necesidades, desahogadas en campañas o en las visitas del Gobernador, como el único salvador de todo y de todos a la medida de las circunstancias que los candidatos hacen prometedoras.

La petición del apoyo del voto popular está en manos de la gente y la petición de que las promesas y compromisos se cumplan cabalmente en las palabras y acciones de los candidatos; en este caso, Manolo Rivera y el pueblo de Cuautepec, podrían estar construyendo un compromisos extraordinario, si ambas partes hacen lo que les corresponde. Pero esta vez han hay comenzar por la confianza…hasta entonces.

Un comentario en "La cadena del voto por Morena, se rompió"

  • el 6 octubre, 2020 a las 2:28 pm
    Enlace permanente

    Excelente reflexión, solo que el Pri no desaparecerá como se demostrara el próximo 18 de octubre, puesto que Morena y Lopez Obrador, se aliaron con gente indeseable, oportunista y ambiciosa como los Sosa, que solo ven su bienestar personal y el de los suyos para enriquecerse. Los ciudadanos que en verdad quieren a México ya se dieron cuenta y trataran de enmendar el camino.Ojala y pudieran sugerir en sus editoriales como la ciudadanía podría frenar a tiempo los actos deshonestos de los funcionarios en los diferentes ordenes de gobierno, puesto que debe reconocerse que en el pasado y actualmente se incurrió en actuaciones deshonestas, y están siendo erráticas las decisiones del ejecutivo federa, sin que se haga algo para evitarlo, puesto que existe y ha existido un patético control político que detiene toda acción para castigar, aunque los simpatizantes del gobierno federal se niegan a reconocer.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: