VINO TINTO

Dentro de las bebidas alcohólicas que conocemos se encuentran el vino tinto y vino blanco.

Podemos definir que “el vino es el resultado de la fermentación biológica y natural de la uva entera o de su mosto, llevada a cabo por microorganismos presentes en el medio ambiente de su bodega o en la superficie propia de la uva”.

Como bien sabemos, beber dos a tres copas de vino tinto a la semana es sano para su organismo, pero… ¿cuál elegir y cómo tomarlo?

Para qué disfrute de sus beneficios  tanto en la salud como a su paladar, se recomienda consumir de una a dos copas solamente.

CUALIDADES DEL VINO TINTO:

  • Contiene quinonas y polifenoles, sustancias que reducen el colesterol, por tanto el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Los polifenoles también protegen a las neuronas y por tanto previenen el deterioro cerebral.
  • Aporta vitaminas A, B y C que protegen al organismo de padecer ciertos tipos de cáncer como el de colon, melanoma e incluso  leucemia.
  • Los taninos del vino estimulan la secreción de jugos gástricos, por ello mejoran la digestión y previenen el estreñimiento. Según estudios, ingerir una copa de vino tinto ayuda a saciar el hambre.
  • Los tartratos y sulfatos de potasio que contiene esta bebida actúan sobre los riñones y eliminan toxinas.
  • Funciona como bebida relajante, ya que disminuye la depresión, la tensión muscular y la ansiedad.

Así, un buen catador de vino tinto debe de cumplir ciertas condiciones y características para la conservación de un buen vino.

  • El lugar para almacenar. – El vino se debe guardar en una cava. Si no cuenta con ella, adapte un sitio húmedo que funcione como bodega (no deben existir productos de limpieza, solventes o pinturas). Se recomienda fabricarla de madera, aluminio, cerámica o acero.
  • La inclinación. – Las botellas deben estar en posición horizontal para que el corcho permanezca en contacto con el líquido y así la humedad se mantenga
  • La temperatura. –  Lo ideal es conservar el vino entre los 10º y 12º C  y se sugiere servirlo entre los 16º a 18º C (utilize un termómetro especial). Verifique que en la cava no entre luz y esté alejada de la cocina.
  • El sabor. – para mejorar su sabor y eliminar la acidez, es necesario mantener el vino a una temperatura adecuada; si le resulta fuerte a su paladar, se recomienda vaciarlo en una jarra de cristal para que se oxigene más rápido y conserve su aroma. Esto equilibra el sabor para que sea más fácil digerirlo. Si no puede hacer lo anterior, sírvalo en la copa y déjelo reposar durante diez minutos antes de tomarlo.
  • La conservación. – En caso de que sobre vino en la botella, guárdelo en el refrigerador y tápelo con un corcho, (no más de 48 horas); procure que antes de tomarlo esté a temperatura ambiente.
  • El maridaje. – Este término se refiere a los alimentos con los que puede acompañar el vino, como carne roja, carne blanca como el pescado o pollo, quesos fuertes y semiduros, pastas, cremas y postres de chocolate.

Dentro de las características que hay que tomar en cuenta para beber un buen vino se encuentra la bodega, el tipo de uva, las notas de cata y el año de la cosecha y sin duda todo lo anterior nos dará el precio de éste. ¡¡¡Baje de peso e inicie un nuevo estilo de vida!!!

PREVIA CITA

CONSULTA EN LÍNEA

Facebook Vero Callejas        Twitter @NutVeroccDescripción: Descripción: BD14845_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: