De mi, para mi

Por generaciones el autoerotismo fue un acto castigado, pecaminoso y hasta se atrevieron a decir que causaba enfermedades mortales; la verdad es que es la mejor forma de conocer el propio cuerpo y obtener placer.  Aún existen muchos de estos tabúes y mentiras.  Y la palabra “masturbación” no es una palabra que sea fácil de pronunciar para muchas personas.  Sin embargo, hay que tener en cuenta que es una acción que determina una vida sexual placentera.

La masturbación es diferente a la autoexploración. El tocarse los órganos sexuales externos es una práctica innata, hay ultrasonidos que muestran al bebe tocando sus órganos sexuales.  En la infancia es muy común, y es que es mediante este acto que vamos creando la imagen corporal de nosotros mismos y aprendemos sobre nuestro cuerpo. En la infancia es autoexploración y no tiene nada que ver con el concepto de placer sexual como lo entendemos los adultos.

Es en la adolescencia cuando junto con los cambios propios, comienza a tener esta autoexploración una connotación erótica.  Porque no solamente es provocar la reacción del cuerpo; sino que se suman la fantasía y la intención de sentir placer sexual.  Y es a partir de la adolescencia con esta práctica que comenzamos a conocer nuestra propia respuesta sexual.

Es de adultos que el autoerotismo hace tanto revuelo en la vida, a veces para bien, a veces perjudicando la vida sexual.  Debido a que desde la infancia se introyecta que es algo “muy malo”, que es algo que sólo los adolescentes hacen, que quien lo practica es “depravado”, que si ya se tiene pareja no tiene sentido, etc.  Pero todo esto es un mito.

Cuando el autoerotismo es malo (por decirlo así) es cuando se hace con las manos sucias y provoca alguna infección.  Y cuando se convierte en una actividad de tipo Trastorno Obsesivo Compulsivo; es decir que comienza a crear problema con la socialización, la vida cotidiana o de pareja de la persona.

Y si bien el autoerotismo no es un tema de conversación familiar, tiene que dejar de ser un tabú.  Ya que tiene más de benéfico que de perjudicial para la persona

  • Es la única práctica sexual segura (no hay infecciones de transmisión sexual ni riesgo de embarazo)
  • Reduce el estrés
  • Alimenta la imaginación y la fantasía
  • Permite explorar la sexualidad
  • Ayuda en el tratamiento de disfunciones sexuales

En estos días de confinamiento, pandemia y aislamiento la practica de la autoerotismo se ha vuelto indispensable.

Perder el miedo a la autoexploración y al autoerotismo.  Practicar el autoerotismo es vital para la salud sexual y el placer.  Si no te conoces, no podrás saber y hacerle saber a tu pareja en donde esta tu placer

“Masturbarse es hacer el amor con la persona que más quieres.” (Woody Allen)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: