Oh juventud! Los jóvenes lo tienen casi todo: energía, tiempo, dinero (si trabajan) y sobre todo creatividad; quien de los que somos adultos no diera un día por ser joven un par de días otra vez. Los jóvenes lo tienen (casi) todo; pero actualmente en muchos jóvenes se están presentado problemas con su sexualidad. Al hablar de Disfunciones, generalmente pensamos que les pasa a los adultos, y mientras más mayores, son más frecuentes; Pero, aunque parezca ilógico, las disfunciones sexuales en jóvenes son cada vez más comunes.

Las Disfunciones causan grandes conflictos personales y de pareja, y llevan a vivir un pesar muchas veces en silencio y a solas y a entablar relaciones de pareja complicadas. Los jóvenes en especial los hombres casi no hablan de esto con nadie para evitar burlas y reproches, ya que estereotipo es que ser joven es igual a vitalidad sexual.

No sabiendo que todo(a)s estamos expuesto(a)s a vivir altibajos físicos y emocionales que nos llevan a experimentar una experiencia sexual no satisfactoria. La falta de educación sexual conlleva a que ante cualquier índice de que no se es “súper potente” se cree la idea de que no se funciona bien sexualmente y eso desencadena una angustia que termina en disfunción sexual. Provocando cada vez que sea más frecuente y persistente la “falla sexual” y aumente la angustia. Y esto puede resultar a largo plazo en un problema real que si no se soluciona pronto, puede seguir afectando a lo largo de los años de adultez.

Es poco frecuente la disfunción sexual en jóvenes con aspectos biológicos. A ecepcion de algunas enfermedades. Sin embargo, actualmente la mala alimentación (sobrepeso) y las jornadas largas de actividades pudieran interferir en el desempeño sexual.

Las causas psicológicas y sociales tienen mayor impacto, ya que las ideas transmitidas acerca de la sexualidad hacen que formemos pensamientos y sentimientos que crean mucho estrés y un alto nivel de angustia que se refleja en la función física. Hablando de estereotipos y de cómo se vende la “sexualidad en los medios de comunicación”

Y cómo no queremos que se presenten estos problemas, si los mensajes que llegan por todos lados se enfocan en que el desempeño sexual debe ser maravilloso; se debe tener experiencia; darle placer a la pareja; aguantar horas y horas; tener cuerpos perfectos, delgados, musculosos y bien delineados; disfrutar a tal grado que, cada vez se pide y se quiere dar más y más; etc.

Todo esto es mucha presión para una persona, para su cuerpo y para su mente, y más cuando se tiene una educación represiva que se contrapone con los mensajes recibidos, con los deseos propios y con las peticiones (o exigencias) de la pareja; haciendo que se despierten sentimientos como miedo, vergüenza, culpa, etc. en el momento de querer vivir o estar viviendo una experiencia sexual.

En jóvenes es cada vez más común escuchar que se presentan en (Mujeres): “frigidez” (cuando una mujer no reacciona a la estimulación o no le dan ganas), dolor a la penetración o durante la relación sexual, falta de lubricación. En hombres: imposibilidad o gran dificultad para la penetración, (Hombres) pérdida de la erección o dificultad para mantenerla por mucho tiempo, eyaculación precoz, (Ambos) suspensión repentina del deseo sexual, disminución del deseo, falta de orgasmo. Más pueden no ser las únicas.

Por todo esto y más, te recomiendo que cuando “no puedas”, evites diagnosticarte y mejor hagas un alto y reflexiones un poco acerca de cómo te sientes en ese momento; si te encuentras descansado(a), bien comido(a), relajado(a); si sientes disposición y deseo de tener una relación sexual; y en caso contrario, date permiso de decir “NO” y evítate vivir una experiencia que puede causarte angustia, descansa, relájate que ya habrá otros momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: