Tristes cuentas de Morena en la capital

Triste es la historia de Morena.

Las cuentas de Mario Delgado no salen y debe entrar en confrontación con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum.

Ella quiere las 16 alcaldías de la capital y deben comenzar a procesarse las circunstancias de cada una de las jurisdicciones.

Veamos:

Según las cuentas de la propia Sheinbaum, hay varias alcaldías seguras y por lo tanto no importa la oposición, con o sin alianza.

Veamos:
Sheinbaum siente sin riesgos la delegación de Iztapalapa porque Andrés Manuel López Obrador cobija a Clara Brugada.

Por lo tanto, ella va hacia la reelección.

Con riesgo mayor va el alcalde de Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil.

Lo mismo puede decirse de Tláhuac, donde los herederos de El Ojos, Felipe de Jesús Pérez Luna, mantienen el control y no hay oposición.

Otra jurisdicción firme es Iztacalco, por lo cual Armando Quintero va seguro hacia la reelección y pronto hará el anuncio.

NÉSTOR NUÑEZ NO

En Cuauhtémoc hay riesgo.

A nadie de la 4T, léase Andrés Manuel López Obrador o Claudia Sheinbaum, gusta la actuación de Néstor Núñez.

¿Qué significa?

Simple: que enviarán a Dolores Padierna, esposa de René Bejarano, para administrar la sede del Poder Ejecutivo federal.

Es la orden de Andrés Manuel López Obrador.

No es alcaldía de alto riesgo.

Diferente a Álvaro Obregón, Venustiano Carranza y Benito Juárez, esta escriturada históricamente a Acción Nacional (PAN).

Por ello, con el mayor de los pragmatismos, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), trama alianza en varias alcaldías.

Algunas: Miguel Hidalgo, Coyoacán, Álvaro Obregón y Azcapotzalco, que empiezan a ponerle números rojos de riesgo.

En toda esta situación hay un dato: no se ha definido el género en cada una de las alcaldías y eso dificulta hacer mayores precisiones.

Por ejemplo, en Álvaro Obregón quiere impulsar a alguien impresentable como Valentina Batres, pero atrás hay muchos retadores.

Ahí están Maricela Silva, Lorena Villavicencio, Guillermo Ramírez e Isabela Ramírez.

Como no se ha decidido género, ahí están también como hombres Rafael Luna Alviso y por supuesto los herederos de Layda Sansores:

Alberto Esteban, un alter ego muy cuestionado y encargado de administración y finanzas en la alcaldía por malos manejos.

También Erick Reyes, director general de Gobierno, a quien obedece y quien ahora pretende ser gobernadora de Campeche.

GÁNDARA SUMA Y VA

1.- La contienda en Sonora ha entrado a una etapa de definición.

Ernesto Gándara, El Borrego, ha sumado simpatías y apoyado su candidatura con el respaldo de priistas panistas y perredistas.

Pero esa no es la ganancia: atrás trae a una suma de organizaciones de la sociedad civil y eso hará la contienda especial con Alfonso Durazo, el candidato del sistema.

Con un detalle: Durazo representa un juicio de la sociedad civil sobre la actuación del Gobierno de la llamada 4T en materia de seguridad.

Y Sonora es víctima de esa estrategia.

Y 2.- El ex dirigente panista Manuel Espino es funcionario de la 4T y, por si hiciera falta, ha decidido expresar su apoyo al partido en el poder.

Se sumará a los candidatos, según informó, “a quienes considere los mejores candidatos” en la siguiente elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: