(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

VOSEX

(Por Karla García Ávila) Viernes, 20 de Septiembre de 2019 -- 8:10 am

  

Clasificación C  

 

 

Últimamente el mercado del entretenimiento ha desplazado a la televisión (como la veníamos conociendo) y se ha extendido a las plataformas digitales como Netflix o Clarovideo; en donde la programación es a libre demanda.  Teniendo programas muy variados para todo público, pero en muchos casos sin filtros en donde el alto contenido violento o sexual son accesibles a todos. 

 

Y realmente esto que vemos nos afecta de alguna manera. La clasificación C o “sólo para adultos”varía en diferentes países, a veces es por su alto contenido en violencia o sexual. La violencia actuada, nos ha hecho inmunes a la violencia real; la programación sin sentido solo nos hipnotiza para perder el tiempo; y la programación con alto contenido sexual nos confronta con la sexualidad real del día a día. 

 

La programación con alto contenido sexual o solo para adultos, en la mayoría de los países está regulada a ciertos horarios y censuras para ser expuesta en televisión o medios digitales y que generalmente son después de la media noche (asumiendo que a esas horas los menores de edad ya están dormidos).  Pero en México contenidos sexuales (tal vez no explícitos, pero si sexuales) se puede ver incluso desde las 10pm en televisión abierta.  Y en plataformas digitales en cualquier momento.  

 

Estas expresiones graficas de la sexualidad no es que este mal verlas; pero a falta de una buena educación de la sexualidad integral, muchas personas asumen que la forma en que se vive la sexualidad y las relaciones de pareja en “televisión” es la forma correcta, y no lo es.  

 

En el caso de menores de edad, no tienen el desarrollo psicosexual para comprender lo que sucede y es considerado abuso, los menores bajo ninguna circunstancia deben ver expresiones comportamentales de la sexualidad. 

 

En caso de adolescentes que hoy en día es casi imposible controlarles lo que ven y a lo que pueden acceder, lo que deben hacer los padres y madres es tener una buena comunicación y proveerles de educacion de la sexualidad integral.  Muchas de las cosas que pueden llegar a ver no son realidades y pueden llegar a estar muy confundidos. 

 

Los contenidos exclusivos para adultos, dan por hecho que se tiene el criterio para verlos, que se asume la responsabilidad de lo que se va a ver.  Aunque algunos adultos tampoco están aptos para ver ese tipo de imágenes; no todas las personas adultas consideran que los actos sexuales que aparecen en las películas no son reales, y algunas de ellas pretender hacer de eso su propia realidad; enfrentándose a frustraciones y hasta obsesiones. 

 

La idea es que, al no poder controlar la programación que nos presentan en la televisión o en las plataformas digitales; por lo menos tengamos la precaución de: Cuidar que los menores de edad no tengan acceso a los contenidos sexuales; educar a los menores y adolescentes en sexualidad; tomar esta programación como ejemplo de actividad sexual y no como un modelo a seguir; y sobre todo tener muy presente que lo que se ve es sólo un producto y no una realidad. 

 

Estas expresiones graficas de la sexualidad, no es que sean malas o perversas; pero sí es necesario una educación sexual al respecto; para que efectivamente cumplan la función de sólo entretener y divertir. 

 

 


Twitter


Facebook