(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


Acceso Usuarios

  1. Regístrate!!

COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

TELÉFONO ROJO

(Por José Ureña) Viernes, 23 de Junio de 2017 -- 5:06 am

  

 

 

·             ‘Compré mi gubernatura y también la de mi hijo’: Antonio Echevarría

·             Advierte a todos: ‘El gobierno es para hacer negocios, no chingaderas’

·             Ricardo Anaya: ¿ganador de qué? De Nada… del cacicazgo en Nayarit

 

 

Alejandro Echevarría es el hombre más exultante.

Y cómo no, si ha recuperado Nayarit para él y su imperio cocalorero.

Aquí hemos hecho adelantos y vamos a darle seguimiento.

Alejandro Echevarría hijo ha ganado la gubernatura de Nayarit y de poco servirá el fuego de artificio hecho por el PRI de impugnar la elección para gobernador.

Pero atrás está la verdad.

Alejandro Echevarría padre (Domínguez) grita ante quien lo escuche:

--¡Yo compré la gubernatura!

Y sí, la compró en 1999 cuando el entonces dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, le negó el apoyo y él repasó sus posibilidades y  regresó a Tepic con cuentas exactas:

-El presidente del PAN en el estado es mi gerente en Cocacola, el presidente del PRD es mi sirviente… ¿Cuánto me pueden costar los dirigentes de otros partidos?

E, impulsado por la visión política del perredista Ricardo Monreal, juntó a todos sus empleados e hizo cuentas y comprobó que era dueño de un gran imperio y con los votos de sus trabajadores ganaría.

En adición, tuvo el respaldo de su amigo y socio cocacolero y entonces gobernador de Guanajuato, Vicente Fox, y luego él fue gobernador de Nayarit aunque tuvo algunos desencuentros con el guanajuatense.

 

EL GOBIERNO ES PARA HACER NEGOCIOS, NO CHINGADERAS

 

Eso fue entonces.

Hoy, en pleno 2017, tuvo de gran aliado al presidente del PAN, Ricardo Anaya, para hacer candidato a su hijo Antonio Echevarría García sobre el gran prospecto y alcalde de Tepic, Polo Domínguez.

Y su hijo Antonio Echevarría García fue candidato con el PRD de comparsa y hoy es gobernador electo y sucederá a Roberto Sandoval, esperanza fallida en sus raras relaciones con Edgar Veytia y a través de él con el crimen organizado según reportes de Procuraduría General de la República (PGR) y de la DEA (Drug Enforcement Administration).

Las líneas de investigación conducen a Roberto Sandoval como en su momento las averiguaciones sobre la corrupción y desvío de recursos públicos llevaron a Javier DuarteCésar Duarte y Roberto Borge, el primero prófugo y los dos segundos detenidos en Guatemala y Panamá.

En espera de la mano de la justicia, como adelantamos aquí hace medio año, demos otra información:

Alejandro Echevarría convive con la burguesía de Nayarit –liderada por él, obvio- y todo lo resume en una frase:

-Yo compré la gubernatura y la compré para mi hijo.

 

Y dice más:

-El gobierno es para hacer negocios, no chingaderas.

Y por si quedara alguna duda:

-No le busquen: les va a ir muy bien a quienes jugaron conmigo y con mi hijo.

 

RICARDO ANAYA: GANADOR

DE QUÉ, GANADOR DE NADA

 

Y a todo esto, ¿qué papel jugaron el PAN y el PRD?

Simple: de comparsas de un cacique, dueño de la economía, amo y señor de un estado a donde no han llegado ni la ley ni la justicia.

Llevada esta realidad a otro hecho: ¿con qué derecho reivindica Ricardo Anaya la victoria en Nayarit, si quien llega es el hijo de un cacique?

Todos creíamos erradicada esta realidad con la Revolución Mexicana, pero ahora don Alejandro Echevarría Domínguez no devuelve un siglo y nos muestra cómo un estado es espacio de un cocacolero.

Repitamos su dicho:

-Compré la gubernatura para mí y la compré para mi hijo –y deja a Ricardo Anaya como perdedor en Nayarit, estado de México y Coahuila.

O sea, contra su presunción, ganador de nada.

Y por eso, según cuentas reveladas por él a sus amigos, dos mil pesos por voto.

 


Twitter


Facebook