(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

EN BUSCA DEL CIUDADANO

(Por Enrique López Rivera) Martes, 18 de Diciembre de 2018 -- 5:04 am

  

 

Quien tiene la cartera tiene el poder

 

 

Uno de los grandes problemas en México es la dependencia económica que tienen la mayoría de las entidades federativas con el presupuesto nacional. Esto es, más allá de los planteamientos políticos e ideológicos; la mayoría de los estados del país dependen de lo que se les asigne desde el centro.

En otras palabras, la autonomía, el pacto federal, los acuerdos políticos, entre otros; están sujetos a cuánto dinero reciben los estados que no son económicamente autosuficientes. Suena fuerte pero es una realidad.

De tal suerte que los criterios políticos (en estas fechas en particular) se hacen a un lado porque en diciembre se tiene que aprobar la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación. Esto es, de qué manera se hace de recursos la administración federal y de qué manera los distribuye.

Cómo puede entenderse, no es cosa fácil realizar una valoración de tal magnitud. Primero porque todos, absolutamente todos los actores involucrados (dependencias federales, órganos desconcentrados, universidades, entidades federativas, municipios, etc.) pretenden más ingresos año tras año.

Dicho de otra manera, ninguna entidad que recibe presupuesto federal ha tenido el atrevimiento de reducir su carga económica motu proprio. Por el contrario, todos quieren más presupuesto para “hipotéticamente” hacer más; o bien, no dejar de hacer lo que tenían contemplado.

Dentro de esta lógica no impera la idea de hacer eficientes los recursos. Más bien, lo que predomina es que no se reduzcan los ingresos con tal de seguir gozando de los beneficios de antaño.

Aun así, y teniendo en cuenta los principales postulados de política económica del nuevo gobierno, de algún lugar tendrán que salir los recursos necesarios para implementar el paquete social (becas, medicinas, apoyos sociales); por tanto, los recortes estarán presentes en el paquete económico de 2019.  

Costará trabajo adaptarse a los nuevos tiempos pero los involucrados lo tendrá que hacer. De tal manera, que es justo es este tiempo donde los discursos de buena voluntad política y los aliados incondicionales se ponen a prueba porque el que tiene “la cartera tiene el poder”.

Es bien sabido que en política si no hay suficientes recursos no se hace demasiado. Podrás tener muy buen discurso, carisma, empatía con la gente pero si no se materializan esas buenas intenciones en obras o apoyos constantes y sonantes no se llegará muy lejos.

Por eso, la discusión del paquete económico de 2019, más que una apuesta técnica de restructuración de los recursos es - para decirlo claro - un mecanismo de control político. Alguna vez un experimentado funcionario llegó a sostener que la verdadera política se hacía en la Secretaría de Hacienda (de donde emanan los recursos) y en la Secretaría de Gobernación se hacen los grandes amigos. En suma, el dinero y las relaciones sociales eran suficientes para tener cierta trayectoria política en México.   

De ese tamaño es la dependencia que se tiene del ámbito económico. No obstante, el compromiso del nuevo gobierno es romper esas ataduras y generar un pacto político distante de los criterios económicos. Un poder político ajeno al dinero. Nada sencillo el reto. Esperamos, sin embargo que se llegue a concretar.

 

lore750715@gmail.com

@2010_enrique

  

    


Twitter


Facebook