(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


Acceso Usuarios

  1. Regístrate!!

COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

EN BUSCA DEL CIUDADANO

(Por Enrique López Rivera) Viernes, 19 de Mayo de 2017 -- 5:02 am

  

 

En México nos están matando

 

 

 

En lo que va del año suman seis periodistas que han sido asesinados en el país. Este dato nos sitúa en uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer dicha profesión.

Esta espeluznante realidad refleja la dimensión de un problema que no es nuevo. En México, por desgracia, desde hace años se ha violentado a este gremio sin tener consecuencias en el actuar o proceder de las autoridades.

En suma, después de una buena dosis de violencia hacia los periodistas no se han procurado las condiciones indispensables para ejercer esta profesión bajo una óptica crítica e independiente sin que en ello se ponga en riego la vida.

Bajo este esquema, vale la pena levantar la voz y manifestar con fuerza el descontento con esta situación. Sin embargo, las múltiples peticiones de justicia y protección al gremio hoy agraviado tampoco han sido suficientes. Hay que decirlo claro: las autoridades han quedado a deber en las investigaciones sobre periodistas asesinados.    

La herida que deja estas pérdidas ha movilizado a diversos sectores que hoy se sienten indignados por el terrible escenario de inseguridad. No hace mucho, en un acto cobarde un conductor fue violentado en una carretera, su esposa e hija fueron atacadas sexualmente y – el colmo- un menor de edad fue asesinado por los mismos individuos.

Ese hecho dejó una sensación de vulnerabilidad en la sociedad. El humor social seguía alterado cuando al poco tiempo nos enteramos del atroz asesinato de Javier Valdés Cárdenas, autor de libros sobre seguridad y narcotráfico como Malayerba, Miss Narco, Huérfanos del narco y Narcoperiodismo. Valdés también era corresponsal de La Jornada y la agencia de noticias AFP.

De acuerdo con Ríodoce, medio local que dirigía el hoy occiso; Valdés fue atacado a tiros afuera del edificio donde se encuentra el semanario en Culiacán, Sinaloa.

Las reacciones no se hicieron esperar y diversos medios de comunicación se manifiestan en la Ciudad de México, Sinaloa, Guerrero, Baja California y Jalisco por el asesinato de su colega Javier Valdez.

En un acto simbólico algunos periodistas escribieron en el Ángel de la Independencia la leyenda: “En México nos están matando” además de “No al silencio”, con palabras formadas por los retratos de reporteros asesinados, como Gregorio Jiménez y Miroslava Breach.

Este hecho llena de impotencia a un sector de la población que debe trabajar con las más amplias condiciones de seguridad y libertad. Cuestión que en este país no ocurre.

Para terminar con este escenario complejo las autoridades han anunciado la implantación de una serie de medidas para proteger a la prensa y esclarecer los crímenes contra los periodistas. Así como la creación de fiscalías estatales especializadas, tras el asesinato de Javier Valdez.

No estoy muy seguro si estas medidas sean eficientes para enfrentar el problema. Más bien secundo la visión de un medio local que tituló la nota en días pasados de la siguiente manera: las autoridades quieren erradicar violencia contra periodistas con más burocracia.

    

Por Enrique López Rivera

lore750715@gmail.com

2010_enrique


Twitter


Facebook