(775)75 53900 y (775)75 56055
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR



COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

EL DERECHO... DERECHO

(Por Juan Fernando González Espinosa) Viernes, 18 de Septiembre de 2020 -- 10:23 am

  

El sacrificio de un insurgente

El movimiento que nos otorgo independencia inicio la madrugada del 16 de septiembre de 1810 concluyendo con la entrada triunfante del ejercito Trigarante a la Ciudad de México el 27 de septiembre de 1821 y la firma del Acta de independencia del Imperio Mexicano el 28 de septiembre del mismo año.

Sin embargo, para lograr la independencia de nuestro país los padres y las madres que nos dieron patria tuvieron que hacer una diversidad de sacrificios que me parece que debemos de recordar, entre ellos es que fueron perseguidos, encarcelados y asesinados en su gran mayoría.

Lo anterior implica como primera reflexión, el hecho de que todo insurgente ha sido considerado en algún momento delincuente, por infringir alguna norma estipulada en ese momento como correcta, pero recordemos que no todas las normas son correctas ni todas las normas deben de ser observadas por la justicia, tal fue el caso de todos los héroes y heroínas que nos dieron patria y libertad. El propio Miguel Hidalgo, fue enjuiciado y condenado por el delito de traición a la patria.

Pero no solamente los insurgentes han sido perseguidos tal es el caso de los rebeldes y activistas que realizan los actos necesarios para poder lograr los cambios necesarios para un mundo diferente y progresista.

Tal es el caso de Rosa Parks, la mujer afroamericana que fue condenada en los años 50´s por negarse a ceder su asiento a una persona blanca dentro de un autobús cuestión ilegal en ese momento y por lo cual fue condenada y sancionada.

En tal sentido, podríamos sostener efectivamente que los insurgentes, los activistas, los rebeldes pueden llegar a convertirse en delincuentes, pero no deben de ser considerados como tales, por un solo hecho de que un insurgente y un activista busca mejorar a su sociedad, crea una sociedad en pro del progreso, mientras que el delincuente infringe la norma para beneficio propio.

Es claro que el activista y el insurgente van a ser considerados enemigos de un Estado que buscan cambiar, pero ello únicamente nos hace reflexionar sobre el deber de tolerancia de las nuevas ideas en el Estado Constitucional de derecho que tiene la obligación de permitir las nuevas ideas sin que estas tengan la necesidad de incurrir en un ilícito.

Lic. Juan Fernando González Espinosa

juanfer_lm@hotmail.com


Facebook