(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CULTURA Y MEDIO AMBIENTE

(Por Gloria Valencia Vargas) Viernes, 17 de Agosto de 2018 -- 5:22 am

  

CAPTACIÓN DE AGUA DE LLUVIA

 

Por fin llegaron las lluvias al municipio de Tulancingo, y así después de una larga espera, terminó la sequía atípica en la región, ya corre agua en el río Grande, los pastos han reverdecido y si sigue lloviendo regularmente tendremos agua potable para el próximo año.

Sin embargo, existe la preocupación latente por la falta de agua a futuro en la zona metropolitana de Tulancingo. De acuerdo a nota periodística de “Nathali González Velasco

“Si no se realizan acciones para evitar la falta de agua, en una década Tulancingo enfrentara una crisis por la falta de agua señalo el director de la CAAMT Arturo Ruiz Islas…”      

      Esta inquietud se debe a que desde hace 30 años no se realizan obras para la recuperación de los cuerpos de agua que están siendo agotados y contaminados, además no hay recargas suficientes de agua a los mantos freáticos entre otras cosas  debido al crecimiento de la mancha urbana, como ya hemos señalados la falta de suficientes áreas verdes para que se resuma el agua de lluvia; la presa de la Esperanza ya es inútil, se encuentra azolvada según funcionarios municipales, estatales y federales, no hay voluntad política para su rescate, por lo tanto la captación de agua de lluvia es poca.

A nivel doméstico no se promueve ni se aprovecha la captación de agua de lluvia en cisternas, tinacos y tambos en la temporada de lluvias que sirve para regar huertos, jardines, para usarla en los sanitarios, en época de estiaje. El crecimiento urbano no se detiene el problema por falta de agua será mayúsculo. Si no se hacen obras y campañas para captar el agua de lluvia y se siguen cubriendo de cemento la ciudades y pueblos el agua de lluvia correrá por los drenajes, drenes, ríos contaminándose con aguas residuales.

El Río Tulancingo recibe las aguas negras por el trayecto en donde corre, dañando los campos que riega:

“Río Metztitlán. - Nace en la sierra de Tlachaloya, al norte del Estado de Puebla. A su inicio toma el nombre de río Chico, después de recorrer un corto trayecto, se interna en el Estado de Hidalgo, y su caudal es regulado por la presa de la Esperanza que tiene una capacidad de 2.5 millones de metros cúbicos.

Después de pasar por el extremo sur de la ciudad de Tulancingo se interna en el valle del mismo nombre con la denominación de rio Grande de Tulancingo. Su caudal en este trayecto es aprovechado en parte para la irrigación de tierras del Distrito de Riego 064 de Tulancingo. En este mismo tramo recibe los aportes de los ríos San Lorenzo, Metepec, Tepezala, Arroyo Hueyapan, y los excedentes de la Laguna de Supitlan, para encañonarse después en la barranca de Alcholoya, con la denominación de rio Metztitlán…”

En días pasados realizamos una visita a la barranca de Alcholoya en donde se presenta una cascada de aguas negras y apestosas que contrasta con la belleza del paisaje. Si se añade a la problemática de la escasez del agua; la falta de plantas de tratamiento de aguas residuales, la tala, la escasa reforestación que forme cinturones verdes en torno a de los cerros para la captación de agua pronto este valle será un desastre. Por lo tanto, toda la población y autoridades tienen la responsabilidad de cuidar del vital líquido.

Hasta el próximo viernes. Sus comentarios serán bien recibidos y tomados en cuenta si los envía a: lolvalart@hotmail.com


Twitter


Facebook