(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Viernes, 20 de Septiembre de 2019 -- 8:53 am

  

    

Pachuca, en la mira del 2020

Francisco Xavier, podría revivir

 

EL PARTIDO YA

NO ES SUFICIENTE

 

Es natural que muchos priistas en el estado de Hidalgo, después de haber servido y haberse servido del sistema político, en el que formaron sus bases cuando esta institución representaba la mayor autoridad ante un pueblo empobrecido y en que la desigualdad, distinguía las heroicas hazañas de los candidatos vestidos de promesas en campaña y en lugar de solidarizarse para hacer frente a la derrota histórica, ahora abandonan el barco para tomar otro camino hacia los procesos electorales venideros.

Presentan planes distintos en la formación de otras organizaciones políticas totalmente nuevas, poniendo en práctica las reglas comunes, para ampliar los grupos de dominio analizando detenidamente, la conversión hacia otros partidos, siempre y cuando los lleve a cumplir sus demandas para tener acceso a las próximas candidaturas para las presidencias municipales.

La primera acción fue renunciar al PRI o a cualquier otro partido, para avanzar en el menor tiempo posible, en un proyecto en el que la destreza de lo aprendido durante años, podría servirles para destacar en este difícil proceso, en el que el nuevo orden presidencial es un valor agregado en las futuras campañas constitucionales, en cualquier parte del país.

Pero sucede que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), no nace como un partido nuevo ni distinto a los demás que han antecedido la Presidencia de la República, a gubernaturas, alcaldías o representantes en el Congreso de la Unión.

Generalmente, está hecho de distinguidos personajes reciclados del PRI, del PRD, del PT, PAN y otros políticos refugiados, que no son “iniciados” originales. Definitivamente esta no es la Cuarta Transformación, que las y los mexicanos esperaban y en consecuencia, tienen que surgir nuevos partidos o grupos políticos pero también nuevas promesas, para equilibrar el deseo de justicia de la gente, en contra de los malos gobiernos quienes deberán pagar con la derrota utilizando la única arma de la ciudadanía: el sufragio libre y secreto.

No hay nada de malo en la creación de nuevos partidos, grupos u organizaciones para lograr la supervivencia de los líderes, porque así lo establece nuestra Constitución y en la política, se han roto ya todas las reglas.

Pero los mexicanos saben perfectamente de donde vienen o donde comenzaron nuestros representantes, desde arriba hasta abajo. Lo que la mayoría no sabe, es qué significa la Gran “Fraternidad Universal”, que vitoreó el Presidente López Obrador en su primer Grito de Independencia en el Palacio Nacional, en un extraño más que novedoso debut.

En el estado de Hidalgo, para reducir los costos políticos en las próximas elecciones del 2020 evitando el divisionismo entre la militancia, estructuras y organizaciones, el PRI tradicionalmente juega con varias cartas, esperando que lleguen los tiempos de la unción, pero esto definitivamente no distrae la intención de desesperados aspirantes, que ya andan en campaña en los 84 municipios, principalmente las figuras más devaluadas, que quieren madrugar alimentando falsas expectativas entre la gente, pero al final sus antecedentes definirán el voto de castigo o de confianza de los ciudadanos, independientemente a todo lo que hagan para lograr su propósito al final estará fríamente calculado.

Ciudades como Pachuca, Tulancingo y Huejutla, que representan los núcleos de poder del Partido Revolucionario Institucional enfrentarán una batalla histórica y la selección de las o los candidatos, dependerá únicamente del gobernador Omar Fayad Meneses, porque sólo así se podrá equilibrar la lealtad de los militantes y refrendar la confianza de los hidalguenses, que ahora sí se espera que correspondan al trabajo y dedicación del mandatario en el cumplimiento de la mayoría de los compromisos de campaña que han impulsado a esta entidad en los primeros lugares, en la creación de fuentes de empleo, inversiones multimillonarias que benefician económicamente a miles de familias de distintas regiones, mejor modelo educativo y de salud, distinguiéndose además en una lucha efectiva contra la inseguridad a nivel nacional.

Sobre estos ejemplos que superan en mucho a pasadas administraciones, Omar Fayad está posicionado entre los mejores gobernadores en la República Mexicana, razón por la que el Presidente Andrés Manuel López Obrador haya realizado esta semana, la décima visita asegurando un mayor crecimiento y desarrollo en varias regiones de este territorio, lo que reafirma que más allá de ser un gran anfitrión, la gratitud del gobernador ubica en un liderazgo destacado e insuperable y; si de esto dependiera el futuro político del PRI, entonces se estaría escribiendo desde este momento, una historia muy distinta a la del 2018.

Con cartas abiertas de los distintos partidos políticos, surgen las nuevas promesas para las candidaturas en la ciudad de Pachuca, pero ahora comenzare con los renegados: Ricardo Crespo Arroyo, el más resentido ex priista trabaja afanosamente para formar un bloque político, que le permita ubicar a sus más confiables amigos en candidaturas en municipios susceptibles de confianza ciudadana, en los mismos partidos y en los mismos personajes que caminan en un círculo de ambición e imposición, que la gente rechaza definitivamente y junto con las y los futuros candidatos independientes, se pueden formar bloques opositores obteniendo buenos dividendos principalmente para quien lideres estas estructuras.

El PRI al parecer aún no tiene los dados cargados, pero la virtual designación oficial de Sergio Baños como el único aspirante para dirigir el Comité Directivo Municipal, lo pone al mismo tiempo en una posición privilegiada o, bien pudiera ser el nombramiento su premio de consolación, para abanderar las causas del próximo nominado, entre los que destacan Benjamín Rico Moreno y Citlali Jaramillo, más los que se vayan sumando tomando en cuenta que cualquier apellido conocido pesará en el desánimo de los pachuqueños.

En todos los ángulos de la política estatal, hay poca tela de donde cortar para diseñar el mejor perfil que no tenga que estar ligado con el pasado de las instituciones tradicionalistas. El político, actor y cantante Francisco Xavier, podría revivir en el escenario electoral del 2020, pero lo haría con la playera del Partido Acción Nacional, siempre y cuando todavía tenga un chorro de voz y presupuesto, para volver a regalar discos con sus clásicas canciones.

Gloria Romero se comenta en el pequeño círculo del PAN, podría tener más simpatizantes que el devaluado Raúl Baños. Desafortunadamente el mayor obstáculo, será el deficiente trabajo que ha realizado la alcaldesa Yolanda Tellería Beltrán y el manifiesto de inconformidad de la ciudadanía y de los diferentes representantes de sectores y organizaciones de la ciudad capital.

Este será sin duda un reto casi imposible de superar y abre el panorama, para la siguiente alternancia. Pero dependerá mucho del candidato que lancen los “morenistas”, creyentes de que la ola lopezobradorista, todavía alcanzará para impulsar a la victoria a cualquiera que sea abanderado y no será de ese modo, el perfil del aspirante a la presidencia municipal, Navor Rojas sería un rotundo fracaso. Roxana Montealegre y Canek Vázquez, quizás.

Aún con toda la turbulencia del pasado, el Partido Revolucionario Institucional seguirá siendo indispensable emblema de miles de hidalguenses, que una vez habiendo hecho justicia volverán a reconciliarse con el PRI.

Además, es necesario cubrirle nuevamente el rostro a la democracia, pero ahora lo harán desde la “incómoda” oposición. Pachuca, Tulancingo, Huejutla, Tula y sumando a Huichapan, entre los municipios con mayor valor histórico en el estado de Hidalgo, habrá una lucha electoral concentrada en dos esferas de poder político y popular: PRI y Morena buscarán por sus medios, ganar inspirados cada uno por sus personajes de moda, el Gobernador Omar Fayad Meneses y el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Obviamente sabemos quién es el más cercano a los hidalguenses y su objetivo principal, es motivar a los ciudadanos a transformar en triunfos la derrota…hasta entonces.


Twitter


Facebook