(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


Acceso Usuarios

  1. Regístrate!!

COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Viernes, 23 de Junio de 2017 -- 10:24 am

  

                                                             

Reforma Política, cuentos que no son cuentos

Populismo, el mejor elemento para el 2018

 

EFECTOS ESPECIALES

Fraudes, compra de votos, corrupción, tráfico de influencias, la utilización de programas de beneficio social y guerra sucia, siguen siendo los fantasmas que empañan la correcta aplicación de la Reforma Política en las elecciones de este país.

Los mayores beneficios distinguen a los políticos que representan al pueblo y sus dirigentes; la democracia ha sido rehén de las frases y discursos de las y los candidatos, que compiten por obtener la victoria en diferentes cargos a través del voto ciudadano.

La unidad que presumen los gobiernos para ganar la lucha por el poder, es lo que mantiene dividido al pueblo de México, que apenas sobrevive en un camino de odio, violencia, inseguridad, pobreza y muerte; el PRI, partido de la discordia avanza dando tumbos hacia el proceso constitucional del 2018, como un rompecabezas y los adversarios con puras promesas y cuya virtud, es el embuste y los falsos valores, tratan desesperadamente de proyectarse como la única esperanza del futuro.

El mayor problema político y social que se podría interpretar desde ahora como la continuidad del priismo en la Presidencia de la República, es que los opositores no tienen la fuerza popular, ni las estructuras; mucho menos los recursos económicos para cambiar el rumbo de las elecciones del próximo año, lo podría justificar con los resultados del Estado de México.

No hay mayor ejemplo de solidaridad por “conveniencia” más que verdadera lealtad a la institución, que los resultados comiciales que obedecen a la cargada de líderes de todas las entidades federativas que lograron buenos resultados en los municipios comisionados y hoy regresan a sus lugares de origen con el pase directo hacia las futuras candidaturas para legislaturas y senadurías, estos premios caracterizan la bondad del priismo como recompensa y agradecimiento en un mérito compartido con el abstencionismo, la necesidad y miseria.

No podría ser de otra manera, estas siguen siendo las características primordiales del PRI gobierno, una supremacía basada en el dinero distribuido a través de programas las principales instituciones de los distintos órdenes de gobierno, ligadas al ejercicio del pueblo al que de manera totalmente distinta, presumen servir orden en un ejercicio a la inversa.

El PRI avanza hacia el futuro inmediato sobre sus cenizas y sobre las cenizas del Partido Acción Nacional en este nuevo siglo, muy similar al anterior en el que se rompieron todas las promesas y compromisos de progreso y paz parea los mexicanos, los reflectores del pasado se han apagado pero la vista en cada comunidad, municipio, ciudad o Estado, sigue siendo casi la misma; salvo aquellas obras de “papel” con inversiones millonarias que dibujan las ciudades modernas las cámaras de televisión y fotográficas, pero al poco tiempo lucirán destruidas.

Quizá la ola de partidos políticos que van en contra del régimen del Presidente Enrique Peña, pudiera lograr un cambio en Los Pinos y la renovación del gobierno federal, para que esto suceda, tendrían que convertirse en un huracán imposible de detener, pero esto sólo sucedería con una alianza del PRD, PAN, Morena, PT y Movimiento Ciudadano más los independientes y todos los que se quieran sumar a la mejor causa de todos los ciudadanos del país, respetando las reglas y los consensos; pero esto sí que está en “chino”.

No obstante, igual que en el EDOMEX, para los rivales tampoco hay noticias positivas desde el interior de cada instituto político porque desde sus raíces, están divididos y se mantienen en una lucha de autodestrucción por lograr la candidatura presidencial.

Este es el asunto por el que han quedado prácticamente huérfanos de partido todos los líderes, que definitivamente acabaron por despreciar sus principios ideológicos.

 

TRIUNFOS COMPARTIDOS

El populismo del gobernador del Estado de Hidalgo que mantuvo desde su campaña, se ha convertido en menos de un año de su mandato, en el auge del tricolor consolidando la fuerza política que habrá de traducirse en sufragios a favor de los próximos abanderados combinados, que volverán a recorrer los sitios acostumbrados.

Pero para una nueva nominación, es predecible la escalera ascendente para diputados locales, federales y el relevo de las senadurías, que no harán dudar de las muestras de apoyo del círculo del PRI estatal y nacional.

Estos “cambios” de altura nos hacen dudar de que algo nuevo, diferente y mejor vaya a ocurrir los próximos años, el único cambio seguro al que nos habremos de enfrentar, es al cambio “climático”; se han mencionado en esta columna a varios “iluminados”, que han ganado gracias al Poder Ciudadano, pero que además se impulsarán con el triunfo del estado mexiquense.

Otros más que últimamente evidencian su amor por los hidalguenses procurando fortalecer su  presencia, utilizan la imagen del gobernador para salir en las fotos y sonreír a todos los reflectores de medios de comunicación, para satisfacer su aspiración a la candidatura por la senaduría.

Nuvia Mayorga Delgado, Directora de la Comisión Nacional Para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, ha concentrado todo su tiempo o, la mayor parte, en hacerse notar por las distintas regiones de Hidalgo, en tanto miles de familias indígenas de otras entidades del país, tienen las mismas condiciones de sobrevivencia; un solo ejemplo es la Sierra Tarahumara en Chihuahua; sitio invisible que se hizo notar en meses pasados, por la corredora rarámuri de distancia María Lorena Ramírez, quien ganó el ultramaratón de Puebla  50 kilómetros 2017; una mujer “mexicana” ejemplar y triunfadora por naturaleza.

El populismo dio resultado en la campaña por la gubernatura, además de que se careció de rivales del mismo peso político y carisma que Omar Fayad, y será ejemplo para las votaciones del año próximo, o al menos eso parece lo más lógico, ahora que han surgido las alianzas para reforzar al PRI, las otras rutas políticas parecen no causar mayor efecto ni interés entre la gente, que espera por si las dudas, el reparto de las candidaturas para decidir su permanencia o sencillamente cambiar de militancia; pero tampoco los panistas, perredistas, morenistas o “cítricos” cierran sus puertas a la posibilidad de lograr una coalición, lo que indudablemente provocaría una reacción colectiva de los ciudadanos y preocupación a los priistas que hasta el día de hoy avanzan por la libre.

La mayor expectativa de la gente está con los aspirantes efectivos, es decir que han ganado en elecciones anteriores y seguramente los máximos dirigentes también les apostarán a los jóvenes que no tengan cola que les pisen.

Lo mismo podría decirse de los partidos opositores y sus nuevos líderes que decidieron romper relaciones con el autoritarismo tricolor y hoy se muestran como los más poderosos críticos del priismo, desde la gubernatura hasta otras instituciones donde también han transitado temporalmente, acusándolos de corruptos y traidores, cualidad que a muchos de los actuales pseudo dirigentes y representantes populares municipales los caracteriza.

Sin embargo, el populismo también puede jugar en contra y, siendo un arma de doble filo, los oponentes tendrían en sus manos la contundencia para derrotar a cualquier priista convertible. Basta con mirar el presente y recorrer un poco la historia, podría ser esta una visión a corto plazo, pero los resultados son los que la defienden y quizá darán la razón si sucede lo posible; por tanto los priistas tendrán que repasar muchas veces la historia en todos los municipios y regiones para valorar y apreciar este momento de gloria.

No hay que desestimar el valor popular de los enemigos políticos que se mantienen muy callados  ganando adeptos, principalmente reciclando a ex priistas resentidos, es preciso recordar que  tanto panistas como perredistas en cierto momento, se han enfrentado al Revolucionario Institucional lanzado retos electorales que han ganado.

Lo que muchos en este momento ven como algo quizá imposible de lograr, refiriéndome a la derrota tricolor en las diputaciones locales, federales e incluso a la senaduría, otros lo empiezan interpretar como un acto de justicia… hasta entonces.


Twitter


Facebook