(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Martes, 23 de Abril de 2019 -- 10:14 am

  

       

 

Los fantasmas del pasado, dificultan limpiar el cochinero

El punto de partida de la política en Hidalgo 

 

 

 

RESUCITANDO A LOS MUERTOS

 

Los espectros del PRI, siguen frenando los actos heroicos del mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, frente a una realidad pobre y adolorida que persigue desesperadamente el “mundo feliz” prometido, en una larga campaña política que duró 19 años y suponía habría terminado en julio del 2018, dando paso a la Cuarta Transformación que pretende reivindicar el sueño de un nuevo partido, Movimiento Regeneración Nacional al paraíso terrenal.

Podríamos estar en un escenario en el que una mentira sustituye otra mentira. Un caso totalmente contrario al firme compromiso lopezobradorista, destinado al fracaso. El cochinero que dejó el gobierno priista del ex presidente Enrique Peña Nieto y cómplices de la autodestrucción política y popular que incluye a los presuntos autores de la “Estafa Maestra” y el descarado saqueo en varias entidades federativas.

Sobre la verdad que conocemos en cierto modo, siguen girando las preguntas de la ciudadanía para interrogar al gobierno federal sobre las imágenes que a diario se publican en medios de comunicación nacionales e internacionales y redes sociales: cuando se van a acabar las masacres, la inseguridad y la violencia que este año (enero-febrero-marzo) alcanzaron sumas históricas. Esto dicho por las mismas autoridades policiales y de procuración de la justicia.

Lógicamente es deber del Presidente en turno, dar paso a las mil y una posibilidades de solucionar los problemas que aquejan a los mexicanos y los mantiene en un constante vaivén de la esperanza a la incertidumbre, frenando todo proyecto de crecimiento y desarrollo en el país y esto provoca que poco a poco, se vayan cerrando las posibilidades a la inversión mundial.

Que peor capítulo podría suceder. Acaso hay tiempo para dudar de la capacidad y eficiencia del ejecutivo federal, establecido como héroe y salvador desde el año pasado por la mayoría del pueblo de México. Todo es cuestión de tiempo, pero entonces ¿quién debe creer en quién?

Se trata de creer o de inventar, por raro y extremo que parezca. Obviamente en este escenario, los grupos políticos opositores al gobierno de López Obrador procuran reorganizarse, pero estos son apenas los primeros pasos y los errores parecen aún reparables, ante el espacio que sigue conservando con sus simpatizantes, aunque su diálogo con los representantes de medios de comunicación es más mesurado.

Por otra parte, el peso de su partido (Morena) es amplio y más negociable, ante la experiencia de los pocos viejos y casi extintos priistas y panistas, que se reagrupan; porque no se puede decir que se alían, para sacar ventaja de cada paso que dan los representantes del Congreso de la Unión y los estatales, donde los líderes se recuperan paulatinamente para definir la continuidad en sus respectivos partidos PRI-PAN y seguir obteniendo beneficios personales.

A pesar de que se comienza a abrir un signo de interrogación alrededor del Presidente López Obrador, es decir de los más cercanos representantes de su gobierno, aún no se cierra el primer capítulo de los seis meses al frente del país, y esto le da continuidad a la confianza ciudadana, quizás por eso se vea en la necesidad de resucitar a los priistas para culparlos de los pocos resultados del ejercicio presidencial, principalmente en las cifras de muertes violentas, ejecuciones y enfrentamientos con las fuerzas armadas con mayor impacto en entidades como Veracruz.

Aún así el mandatario mexicano dijo que en seis meses bajará la inseguridad, debido a que los programas de apoyo y bienestar estarán operando al cien por ciento. Aseguró que en este tiempo se tendrá mayor presencia de la Guardia Nacional y no habrá más contubernio entre funcionarios y delincuentes. Pero vamos por partes y que AMLO vaya delante de todo y en todo.

 

DESCONTENTO

CIUDADANO

 

De la reflexión a la razón. Estas dos formas del sentido político y social en el estado de Hidalgo, le darán forma a las próximas elecciones constitucionales, en las que se impondrían a la voluntad del voto y el punto de quiebra sería la manipulación de los representantes del partido dominante (Morena), quienes añoran el poder para llegar a la gubernatura, adueñándose de la esfera pública cada vez más distante de los planes a corto y mediano plazo, de los antiguos ex priistas interesados más en los reproches de sus raíces, que en mostrar nuevas estrategias de política social que beneficien a la gente.

Esto sugiere que muy pronto los hidalguenses habrán de comenzar a definir y cambiar su postura por los excesos del drama morenista, que se vive en estos momentos sobre la principal figura innombrable, que parece expuesta a una guerra política que podría terminar en poco tiempo.

A pesar del relevante empuje de la figura de López Obrador en el pasado ejercicio electoral, que benefició a todos sus representantes en el país, en Hidalgo se sigue manteniendo una discreta relación tóxica con los ex priistas, que a su paso por otros institutos políticos a los que prácticamente destruyeron, también fallaron a sus estatutos e ideologías, lo cual está pendiente del cobro de facturas; no está por demás recordarlo.

Hoy, se empieza a echar de menos la referencia histórica del PAN, del PRD, del PT entre otros que iban contra el principal enemigo a vencer: el PRI, propiciando una “convincente” lucha democrática que iba de la duda al abstencionismo y en un mejor ánimo, del acarreo a la compra de votos como el único elemento de triunfo o derrota y la mayor virtud tricolor.

Al final de los tiempos, todos los líderes terminaron por ser sus propios adversarios, resultado tan efectivos que se autodestruyeron y los líderes desleales huyeron del barco en medio de la tormenta y vaya ironía, hoy se declaran ganadores.

El punto de partida seguirá siendo el descontento de los electores, que responderá al trabajo y a los resultados buenos o malos de las autoridades municipales y la estatal que tendrá que ver con el abuso de poder, autoritarismo y la imposición que ubica de nuevo a los priistas en el ojo delo huracán.

También paradójicamente la minoría en algunas regiones podría mantenerse como la fuerza dominante, es lo que está sucediendo en ciudades como Pachuca y Tulancingo, y si el PRI agrega un toque de optimismo, las cosas van por buen camino; un camino definido por los verdaderos líderes conscientes de que no se le puede exigir mucho a la población.

La intención de muchos priistas es no creer que los resultados del 2018 sean definitivos y para esto tienen que reinventarse con nuevas piezas que despierte el interés de la sociedad, apoyados por los valores de lealtad y experiencia incuestionable de auténticos dirigentes arraigados en cada municipio y región.

La conexión del Poder Ciudadano será determinante y con la única posibilidad de transformar la derrota pasada. Definitivamente no todas las ventajas están del lado de Morena en el estado de Hidalgo, quizá el resentimiento de la ciudadanía pueda tener remedio y será en esta última parte el capítulo definitivo para el PRI, o para los adversarios; ambos conscientes de su ambición sobre el poder de la gubernatura… hasta entonces.


Twitter


Facebook