A unos días de que termine la primavera, los cultivos de temporal que se supone son del ciclo primavera – verano, ni siquiera han iniciado el proceso de siembra debido a la falta de agua, en la región, informaron ejidatarios de Tulancingo.
Ventura Ruiz Islas, ejidatario de la zona de San Antonio Farías, explicó que en Tulancingo, los cultivos principalmente son para la cosecha forraje, con fines de producción de ganado lechero y de engorda; sin embargo, definió la situación como crítica y dudó que este año, obtengan resultados favorables en las cosechas.
“La situación es más crítica que el año pasado, no solamente por la falta de lluvia, sino por las altas temperaturas que se presentan y han alcanzado a los 35 grados Celsius, mientras que en 2023 eran de 30 o 31 grados centígrados”.
Dio a conocer que ya se sembró en las parcelas de riego, ya sea por riego de manantial o por riego mecánico, el cual ha sido más caro y a pesar de eso, el desarrollo de la planta es muy lento debido al calor extremo
Por otra parte, en las parcelas de temporal no se ha sembrado nada, ya que no ha habido lluvia, refirió el ejidatario y advirtió que esto, tendrá como consecuencia el encarecimiento de la canasta básica.
“Todo depende del campo, de ahí se llevan los productos al mercado y es probable que se encarezca toda la canasta básica, maíz, frijol, jitomate, cebolla, todo se pondrá caro”.
Agregó que de presentarse lluvias al término de junio en adelante, serán tardías y ayudarán a la agricultura, pero dependerá de que las heladas no se adelanten, ya que de sembrar a finales de junio, la planta no alcanzará a desarrollarse bien y si les cae una helada será catastrófico.
Estimó que en los cultivos de riego, la producción bajará 50 por ciento por las altas temperaturas e insistió que el intenso calor no permitirá un desarrollo óptimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: