Tras la muerte de ganado bovino infectado en el municipio de Metepec, la secretaria de Salud de la entidad, María Soraya Robles Barrera, afirmó que la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Hidalgo (Copriseh) confiscó 350 kilogramos de carne en la región “por no demostrar la trazabilidad del producto”, los cuales deberán ser destruidos.
Tras la realizaron de inspecciones el 17 de febrero, dijo, la Copriseh estableció que realizarán reuniones de trabajo con la presidencia de Acatlán y Tulancingo y el responsable del rastro municipal de esa demarcación. Además, establecieron comunicación con líderes tablajeros.
Se verificaron 21 carnicería en Metepec, Tulancingo, Acatlán, Acaxochitlán y 36 casas de matanza animal, sostuvo la titular de la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH).
“Debido a que han surgido estas muertes, se han estado llevado acciones intensas por la Copriseh”, agregó la funcionaria estatal en entrevista.
La secretaria sostuvo que hasta el momento no han determinado la sustancia que pudo causar la muerte de los animales de consumo.
Robles Barrera insistió en que “se está realizando una supervisión exhaustiva” de establecimientos de venta de carne en Acatlán, Acaxochitlán, Tulancingo, Metepec y Agua Blanca de Iturbide.
“Si claro, se están realizado muestreos, pero en este momento no tememos una sustancia que digamos ‘es esto lo que está sucediendo”, expuso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: