Por Cristian Andrey Rangel Hernández

El 1 de mayo se conmemora el Día del Trabajo, jornada en la que los trabajadores defienden sus derechos y expresan sus demandas: jornada laboral de ocho horas, indemnización por accidentes laborales, la desaparición del trabajo infantil, descanso dominical, entre otros.
En nuestro país, el 5 de febrero de 1917 se promulgó en la Constitución a través del artículo 123 y a partir de 1923 el Día del Trabajo fue retomado por el gobierno mexicano, y declarado día de descanso obligatorio, según el Archivo General de la Nación.
El gobierno de la 4T presume de poco más de 21 millones de puestos registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), principal indicador del empleo formal, cifra que supera los 20.61 millones de plazas que reportaba en febrero de 2020, antes del impacto de la Covid-19 y en cuestión de desempleo, la tasa se ubicó en un 3 % de la población económicamente activa (PEA) en marzo, una cifra menor al 3.4 % del último trimestre de 2019, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Datos positivos, pero que indican que estamos recuperando los niveles que se vivían previo a la pandemia, sin embargo, aún estamos muy lejos del escenario ideal en el que debimos haber estado, estamos muy lejos de recuperar lo que también se debió haber generado y por tanto aún se mantiene a millones en la pobreza laboral, un déficit que afecta de forma desproporcionada a mujeres y jóvenes.
En cuestión de equidad, los datos son desalentadores puesto que la brecha de género no se ha cerrado, de cada 100 hombres empleados solo hay 64 mujeres.
No por regresar a como estábamos antes de la pandemia estamos bien, hoy tenemos más obstáculos para el empleo joven, hay más abandono escolar, menos aprendizaje y más rezago, los retos actuales exigen cambiar las formas en las que conseguimos y nos preparamos para un empleo.
El panorama es difícil, los retos económicos están y aun no se vislumbra de manera clara las políticas de acción que reviertan las situaciones que existían antes de la 4T, tal parece que se profundizan y complican un poco más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: