Renacen negocios de venta y renta de vestuarios para danza y de temporada

En Tulancingo, el giro de venta y renta de vestuario para la danza o de temporada, renació este año, luego de que se retomaron festivales, clausuras y los desfiles alusivos al inicio de la Independencia y de la Revolución Mexicana.
En marzo de 2020, estos negocios ya habían hecho gastos, con la compra de telas en la Ciudad de México; sin embargo, llegó la declaratoria de pandemia por Covid-19 y con ello, el confinamiento, cancelación de clases presenciales y por consecuencia, los festivales, clausuras y desfiles.
“Quetzal, todo para la danza”, empresa que daba empleo a seis personas de manera directa fue una de las más afectadas, ya que a diferencia de otras, rentaban un local que tuvieron que dejar y despedir a los empleados, pues no había ingresos y el propietario exigía el pago total, no hubo consideración alguna.
“En el primer trimestre de 2020 hicimos inversión en telas para la confección de vestuario, llegó la pandemia y pensé que iba a ser cosa de dos o tres meses, pero no fue así, afortunadamente los proveedores entendieron, permitieron que les pagáramos en plazos, pero con intereses porque regresarles las telas ya no podíamos, pues ya habíamos hecho los cortes”, refirió David Hernández, propietario de Quetzal.
Agregó que otros negocios del giro que él conoce, no tuvieron el problema de la renta porque están establecidos en sus propiedades; sin embargo, no obtuvieron ingresos, al igual que él.
Durante la pandemia fueron contadas las rentas o ventas que se hacían de vestuario, quizá para una reunión familiar u ocasión especial, pero nada más.
Afortunadamente, dijo, tiene una profesión como docente, que le permitió tener un ingreso, pero la deuda de su negocio la fue acarreando y solventando con créditos bancarios, que ya comenzó a saldar, con el repute que ha tenido en el segundo semestre de 2022.
“A partir de julio y agosto de este año, con las clausuras comenzamos a resurgir y esperamos que esto ya no se detenga; porque definitivamente no saldaré mis deudas este año, pero si no hay suspensión de actividades por otra oleada de la Covid-19, estimo que el siguiente año podré saldar deudas”, finalizó David Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: