Plantea PRI subir gravamen a las bebidas azucaradas

Para acabar con el grave problema de la obesidad entre la población mexicana, la diputada del PRI, Norma Angélica Aceves García, propone un incremento en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (UEPS) para las bebidas azucaradas y se cambien los criterios de Ad Valorem.
Indicó que de esta forma se ayudará a prevenir enfermedades derivadas por el alto consumo de azúcar.
Destacó que los recursos recaudados deberán destinarse al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, en fomento de las acciones que el Estado Mexicano implemente para combatir la obesidad y sobrepeso de las niñas, niños y adolescentes en el país, sin perjuicio de la aplicación previa de las disposiciones en materia de coordinación fiscal.
Y es que señaló que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (ONUAA o FAO), los mexicanos consumen a diario en promedio más de tres mil calorías, 50% más de la recomendación de la OMS y los refrescos, asegura la industria, representan sólo entre 5% y 6% por ciento de las calorías totales.
Asimismo, agregó, en los resultados preliminares de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 (ENSANUT 2018) se observa que la prevalencia del sobrepeso y obesidad en la población de edad escolar (5 a 11 años) es de 32.1 % y para la población de edad adulta (20 años en adelante) es de 73 %.
“Actualmente la Ley del Impuesto sobre Producción y Servicios (IEPS), establece un impuesto aplicable a las bebidas saborizadas, el cual se determina mediante la aplicación de una cuota de $1.3996 pesos por litro de bebidas saborizadas importadas o enajenadas.
La priista hidalguense destacó que el ajuste que plantea al IEPS es que ayude a disminuir significativamente el consumo de estas bebidas saborizadas (azucaradas), potencie el impacto positivo en salud al promover bebidas saludables y en materia preventiva ayude a disminuir la obesidad y enfermedades derivadas por el alto consumo de azúcar.
De esta forma se podrá contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como de los Estados, de la Ciudad de México y del Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes.
Pero reconoció que la cuota del IEPS es un impuesto que no ha reducido el consumo de las bebidas azucaradas y es desproporcional.
“El impuesto aplicable a bebidas saborizadas será Ad Valorem, aplicando un porcentaje del precio de producción por litro y cantidad de gramaje de azúcar, diferenciando el monto del impuesto en productos de igual o más de 100 gramos de azúcar por litro y menores a 100 gramos de azúcar por litro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: