El sexo a la Mexicana

En México tenemos una muy particular forma de hablar sobre sexo.  Es un tema que si bien, sigue siendo tabú y carente de información es algo que la mayoría de adolescentes y adultos hablan directa o indirectamente.  De buena o mala manera.  Decorosa o groseramente.  El sexo es en nuestro lenguaje y cultura muy especial.

En nuestra cultura el “doble sentido” es una forma de comunicación que vamos aprendiendo poco a poco y que muchas personas no terminan por entender del todo.  Es hablar de sexo sin que se digan palabras sexuales.  El doble sentido es utilizar palabras o frases que sean comunes pero que se refieran al acto sexual o a los órganos sexuales.

El albur, es otra forma de conversación basada en el acto sexual.  Se entabla un dialogo en donde, utilizando palabras comunes se haga referencia a la “penetración” de forma muy creativa y en rima, de tal forma que la última palabra la tiene quien no tenga con que contestar.  En nuestra cultura el albur es considerado a la vez creativo como vulgar; ya que es más utilizado en algunos sectores laborales o estratos socioeconómicos muy específicos.

Otra forma de ver el sexo en México es con euferismos. Que es la palabra o expresión más suave o decorosa con que se sustituye otra considerada tabú, de mal gusto, grosera o demasiado franca.  Por ejemplo en lugar de decir “nalgas” decimos “trasero”.  Utilizamos palabras que se nos hacen más fáciles de escuchar para todo lo que tiene que ver con órganos sexuales o relación sexual.  Y de esto te podría mencionar más de cien ejemplos.  Basta que recuerdes cómo le dices a los órganos sexuales masculinos y femeninos.

Por el contrario también en lugar de suavizar la palabra sexual, la hacemos más grotesca. 

Y así, andamos en nuestra sociedad aprendiendo un lenguaje y forma de comunicarnos en torno a la sexualidad de más de una manera.  Lo cierto es que mexicanos y extranjeros debemos conocer estas formas para no quedar expuestos al “abuso sexual verbal” y para entender algunas de las conversaciones. Es a elección tuya incluir en tu lenguaje las palabras y formas que te hagan sentir cómodo/da; sin embargo hablar de sexualidad con claridad y con los términos correctos hacen que la sexualidad vaya dejando de ser tabú y sea más objetiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: