Vecinos de Huapalcalco y la Cañada, en riesgo de colapsar grandes piedras

Las zonas de Huapalcalco y La Cañada, se encuentran en riesgo y vulnerabilidad, debido al antecedente de caídas de rocas.
Sin embargo, pese a ser un tema relevante, los vecinos de estas demarcaciones, esperan la respuesta de las autoridades.
A un año de distancia, reporteros de Ruta regresaron y constataron que la situación es la misma, pues vecinos de la zona aducen que no han visto trabajos relativos a la prevención o cinturones de seguridad para evitar casos como el ocurrido el 30 de mayo de 2017, cuando sobre la calle Valentín Gómez Farías, cayó una roca de aproximadamente tres toneladas de peso y tres metros de diámetro.
El Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), emitió una serie de recomendaciones para que las autoridades correspondientes tomaran cartas en el asunto. Pero, pareciera ser un tema rezagado.
Ruta tenía programadas entrevistas con la regidora presidenta de la Comisión de Protección Civil, Melina Ibarra y el enlace vecinal de la colonia La Cañada, Venancio Pastrana, quienes, de último momento, argumentaron tener otros compromisos.
Sin embargo, vía telefónica, la munícipe expresó que está al pendiente de lo que acontece en este sector, que el tema está contemplado en el Atlas de Riesgo y que falta la ejecución, pero el municipio no cuenta con los recursos. “Hemos hecho recorridos, es trascendental para dar seguimiento a las recomendaciones”.
La regidora, agregó que han venido especialistas de la UNAM, a estudiar estos lugares, pero una vez más hizo hincapié en el tema económico.
Las condiciones meteorológicas, específicamente las lluvias típicas de esta temporada, generan el reblandecimiento de la tierra y es cuando el desprendimiento de las rocas, de acuerdo con versiones de vecinos, puede ocurrir.
Durante los últimos cuatro años se han registrado sismos, que en la región Tulancingo han sido perceptibles, incluido el de 2017 y el último, registrado el 7 de septiembre de 2021.
También, el 21 de septiembre, hace casi un año, el desprendimiento de una barda debido a las fuertes lluvias asustó a toda una familia, ya que ésta cayó en el patio de una casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: