Ordena juez cuidar salud de Murillo Karam en reclusorio

El director del reclusorio Norte deberá garantizar la salud e integridad física y psicológica del exprocurador Jesús Murillo Karam –detenido el viernes pasado acusado de los delitos de tortura, desaparición forzada y contra la administración de justicia por caso Ayotzinapa–, resolvió el Juzgado Segundo de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México al otorgar una suspensión de plano al exgobernador de Hidalgo.
“Su director queda obligado a garantizar, por sí o por conducto de quien corresponda, la salud e integridad física y psicológica, por lo que de manera inmediata deberá tomar todas las prevenciones, acciones y medidas pertinentes para controlar y/o evitar su contagio (de Covid-19)”, determinó.
De acuerdo con el auto de la solicitud de amparo 789/2022, emitido el sábado pasado, mismo día que el juez de control Marco Antonio Fuentes Tapia dictó prisión preventiva al exfuncionario peñista, acusado de montar la llamada verdad histórica con alto mandos, quien solicitó la duplicad del plazo para que determine si lo vincula o no a proceso.
“Hágase saber a la autoridad responsable que conforme a lo dispuesto en el mismo artículo, deberán ser respetuosas de la dignidad y de los derechos humanos del directo quejoso, prevenir cualquier acto tendente a menoscabar su esfera personal, por lo que deberá, bajo su más estricta responsabilidad, permitir el acceso de familiares, abogados y/o autorizados de aquellos, en las condiciones y bajo las medidas de seguridad que la propia responsable estime conveniente atendiendo a la emergencia sanitaria que atraviesa nuestro país”, dice la suspensión obtenida por el exmandatario hidalguense emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Igualmente, ordenó evitar cualquier acto que pongan en peligro la integridad física y emocional, así como su vida, procediendo las condiciones mínimas de dignidad, sanidad, higiene y conceder todos los tratos humanitarios al político hidalguenses, que en la verdad histórica afirmó que todos los normalistas fueron calcinados por un grupo criminal en el basurero de Cocula, Guerrero.
“En la inteligencia de que la seguridad, guarda, custodia y la salud del quejoso, de ser el caso, queda bajo la más estricta responsabilidad de la autoridad a cuya disposición física se encuentre, misma deberá tomar todas las medidas pertinentes para tal efecto atendiendo a la naturaleza y circunstancias del asunto”, agrega el auto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: