Peso Mexicano: solidez en medio del caos internacional

Por Arturo Hernández Cordero

El mercado internacional se encuentra asombrado por el desempeño del peso mexicano con relación al dólar estadounidense. Contrario a lo que se preveía el año pasado, el peso no ha sufrido en demasía la apreciación del dólar en comparación a otras divisas latinoamericanas.
En un contexto donde los mercados latinoamericanos acumulan una devaluación alarmante de sus monedas, el peso mexicano ha conseguido mantenerse en un promedio de 20/21 pesos por dólar en el transcurso del año. Diversos analistas de economía ya hablan de un “Super Peso” y se elogia la política monetaria interna por ello, no obstante, este hecho es la consecuencia de factores tanto internos como externos.
Por una parte, el gobierno en turno ha mantenido una disciplina fiscal óptima que aunado al alza de las tasas de interés de Banxico, han ayudado a mantener el peso a flote mientras el resto de los mercados emergentes se hunden, pero también es importante señalar la influencia que ha tenido la actualidad del mercado internacional. No es casualidad que el peso mexicano se haya apreciado en torno al 15% con relación al Yuan chino, y esto se debe a que las condiciones del mercado internacional post pandemia han favorecido a México.
El comercio mundial ha empezado a cambiar y México se vislumbra como el principal beneficiario en América Latina. Las operaciones logísticas que implican producir en China se han encarecido, los salarios de la mano de obra en el gigante asiático también han aumentado los últimos años, motivo por el cual, muchas empresas internacionales han volteado a ver al mercado emergente más geográficamente próximo a los Estados Unidos: México.
El crecimiento de China le ha permitido una diversificación económica que vuelve a este país mucho menos dependiente de la industria manufacturera, por lo que los analistas prevén que México empiece a recuperar el terreno que había perdido frente a China como país manufacturero desde hace treinta años. Si la disciplina fiscal se mantiene y hay prudencia en la política monetaria, México puede lograr los próximos años tener un crecimiento económico sostenido, los factores externos están dados para ello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: