Olores, colores y sabores

Muchas personas se interesan en conseguir o informarse sobre los famosos afrodisiacos.  Substancias, comida o elementos que provoquen el deseo sexual.  En algunos casos estos productos tienen precios elevados y la realidad es que la eficacia no es comprobada.  Incluso se han puesto en peligro de extinción algunas especies como los rinocerontes o las tortugas por estos supuestos poderes sexuales.

Lo que es un hecho es que, la estimulación de los sentidos desencadena el deseo y la respuesta sexual.  El olfato y el gusto, no son tan populares por su función erógena; sin embargo puede potencializar la sexualidad. 

El placer tiene que ver más allá del coito, el placer es la construcción del concepto  mismo; saber que el cuerpo reacciona físicamente a los estímulos pero es necesario asociarlos con la experiencia placentera.

No hace falta comprar el perfume de marca carísimo, o comer el platillo más exótico.  Basta la creatividad y la disponibilidad para proveer a los sentidos experiencias que despierten el erotismo.   Incluso este despertar de los sentidos puede ser individual. 

Una de las grandes mentiras entorno a la sexualidad es que se tiene que parecer a lo que vemos comercialmente.  Esta mentira limita a las personas porque no nos permite disfrutar y vivenciar lo que sí está en el momento. 

Los olores, colores y sabores que tienen función de “afrodisiacos” pueden ser tan simples como un té, unas flores o una vela aromática.

En el contacto con el erotismo todo cuenta si esta la predisposición a sea algo placentero y erótico.

Te invito a desarrollar tu creatividad erótica y descubrir los elementos que, de acuerdo a tus posibilidades y gustos te hagan sentir placer.  Disfruta con lo simple pero significativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: