Combatir al huachicol requiere más efectivos; muchos ductos son una oportunidad para delinquir

Luego de la ceremonia de destrucción de 214 armas por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el secretario Gobierno, Simón Vargas Aguilar, afirmó que en Hidalgo han asegurado fusiles AK-47, “el más letal”, principalmente en Cuautepec y el corredor Tula-Tepeji, las dos grandes zonas huachicoleras de la entidad.
Aseveró que la cantidad de armas aseguradas por la Sedena en Hidalgo “es baja” en comparación con Sinaloa, Tamaulipas, Michoacán o Guerrero.
Respecto a que la semana pasada pobladores de Santa Rita, Cuautepec, pueblo considerado como huachicolero, corrieron a pedradas a elemento de la Guardia Nacional (GN), el secretario de justificó que las autoridades son rebasadas en estos hechos por falta de personal y de tecnología.
“Nos hace falta más personal y tecnología”, dijo el funcionario.
Aseveró que “habrá sanciones” por la agresión a los elementos de la GN, quienes la madrugada del 5 de junio se enfrentaron en un operativo, lo que dejó dos fallecidos.
“Hay una investigación en curso, no les podemos adelantar todavía los datos, pero la procuraduría de justicia está actuando de acuerdo con los protocolos establecidos”, afirmó.
Respecto a que Hidalgo es catalogado como un estado huachicolero y desde 2018 es el primero en ordeñar a Petróleos Mexicano (Pemex), pero no ha sido posible combatir este ilícito, Vargas Aguilar sostuvo que “el primer punto a considerar” es que los ductos de la empresa productiva del Estado pasan por Hidalgo.
“Llegan en primero lugar a la región de Tula y de ahí se derivan tanto a Salamanca como a Azcapotzalco, entonces tener una red tan importante de ductos es un área de oportunidad para los delincuentes”, afirmó.
Agregó en que el combate a este delito requiere de más efectivos, pese a que el Ejército y le GN mantiene presencia con drones y helicópteros tácticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: