Ayer (jueves) fueron derribados 31 árboles, en la colonia Nuevo Tulancingo, 29 por estar infectados por la plaga del gusano descortezador y dos más por riesgo de colapso, al estar secos.
El ingeniero forestal de la dirección de Medio Ambiente, Nery García Flores, explicó que este insecto solo afecta a la especie Pino, por lo que el derribo de árboles es para evitar que la plaga se extienda a otras zonas arboladas de Tulancingo, como el bulevar Pleasanton y frente a la fábrica Colomer, donde cohabita esta especie.
Indicó que trabajos tenían que hacerse a la brevedad posible, para reducir o evitar el riesgo de propagación, pues recordó que en Pachuca, en el Jardín de los Hombres Ilustres, se perdieron 296 ejemplares, infestados por el gusano descortezador, mientras que en la presa El Tejocotal, se perdió entre el 50 o 70 por ciento del arbolado.
Aseguró estos trabajos están apegados a la Norma 019 de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (Semarnath), la cual especifica que se tiene que hacer el retiro de los árboles, el descortezado del árbol y la aplicación del fumigante adecuado para esta situación.
Agregó que tras el retiro de los árboles infectados y el saneamiento de la zona, se rehabilitará el sitio con la plantación de arbolado adecuado, quizá algunos frutales o jacarandas, en el mismo número o más de los que se están retirando, además de unas plantas y así poder preservar la masa forestal del municipio.
El experto forestal, descartó que esta plaga pueda afectar a otras zonas arboladas de la ciudad, como La Floresta o la Calzada 5 de Mayo, pues reiteró ya que, reiteró, insecto ataca solo a los pinos y en los sitios mencionados, se tienen fresnos y jacarandas, y la población de pino que hay en la zona urbana, es una población menor.
Explicó que esta plaga es muy difícil de detectar a tiempo, ya que es un insecto muy pequeño, aproximadamente de 1 a 5 milímetros que penetra a la corteza y comienza su ataque desde adentro hacia afuera, por lo que es difícil de detectarlo a tiempo, y en este caso, los pinos que afectó eran propensos al no tener un suelo adecuado para su optimo crecimiento.
El ingeniero forestal, reconoció que este tipo de plaga si se puede erradicar sin llegar al derribe, pero en este caso, el daño que se detectó ya era muy avanzado y a los que no presentan daño les harán un monitoreo constante.
Finalmente, García Flores exhortó a la población a que una vez que se rehabilita la zona, se respete y cuide el nuevo arbolado, evitando que sus mascotas rasquen en la base de los árboles o que los maltraten de cualquier forma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: