Roberto Cortés Borbolla, quien se desempeñaba como director de la secundaria José María Lezama, informó que el pasado 31 de mayo fue desconocido de su cargo por una supuesta asociación civil denominada “Secundaria Lezama”, conformada por docentes que pasaron por alto al patronato que rige al plantel; lo cual, argumentó el entrevistado, no es legal.
Dicha asociación, detalló, está integrada por los profesores José Armando Arce, Mayra Lizet Almaraz, Naira Ramírez García y Lucrecia Pérez Hernández, quienes también desconocieron al patronato que preside Luis Alonso González Cruz.
Cortés Borbolla; acompañado por Elvira Ramírez, profesora y Jenny Vargas, administradora, relató que asumió el cargo como director de la institución el 15 de septiembre de 2021, en lugar de Héctor Manuel Luna Domínguez, quien presentó problemas de salud y renunció voluntariamente.
“Todo iba muy bien, me hice cargo de los movimientos económicos (colegiaturas), hasta el 31 de mayo cuando me desconocieron como director. Me dijeron que eran los representantes de una asociación civil, invadieron la dirección, en una forma abrupta, exigiéndonos que renunciáramos. A la maestra Elvira y a la administradora, les dijeron que se retiraran”.
A Jenny Vargas, le pidieron las llaves de la administración y los documentos, en una acción que a decir del ex director, fue ilegal porque no se cumplieron con los protocolos para llevar a cabo tal determinación.
“Viendo que te estás negando a dar cuentas y a todas las peticiones que te estamos haciendo, te desconocemos como director, nosotros te pusimos y nosotros te quitamos. El profesor José Armando Arce, me dio una hoja que le tenía que firmar, pero me negué y nos retiramos”.
Agregó que de este caso tiene conocimiento Luis Alonso González, quien sugirió a Cortés Borbolla que no se confrontara.
“Al día siguiente (1 de junio), yo llegué a las 06:30 horas y ya se encontraban los maestros cuidando las entradas de la dirección, las canchas y los salones. Luego me di cuenta que ya no me iban a dejar entrar; los saludé, no me contestaron; llegaron también los padres de familia. A las siete en punto sonó la chicharra, se asomó una maestra y literalmente me desconoció”.
A partir de este momento, el otrora director junto con la administradora y otra profesora, no ha puesto un pie en la institución. “Hicieron regresar Héctor Manuel Luna Domínguez, a quien sustituí en su cargo por sus problemas de salud”.
El entrevistado, puntualizó que es un problema del cual ya están enterados los padres de familia. “Ante tal situación acudí a la presidencia municipal para exponer lo que sucedía. El municipio es dueño del inmueble, pero estos maestros se creen dueños del edificio”.
Finalmente, el también docente de este plantel educativo dijo que le preocupa el aspecto educativo y el futuro de los alumnos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: