El tiempo pasa, y no te puedo olvidar…

La inspiración para este texto de escritura creativa me llegó en la madrugada, al despertarme a las seis de la mañana, cuando escuchaba no muy lejos la melodía del Himno Nacional Mexicano. Provenía del Reloj Municipal de Cuautepec. Y es que no recuerdo con certeza, cuando fue la última vez que lo escuché sonar, así que fascinada, observé los colores que surgían del amanecer por la ventana y a la distancia su sonar.
Entonces, comenzaré por decir que de las primeras cosas que hago al regresar a casa después de un largo viaje, es el volver a visitar mis lugares favoritos; y en esta ocasión, cuando regresé de Francia, no fue la excepción.
Tan pronto me recuperé del “jet lag”, salí a caminar por el centro de Cuautepec aprovechando un buen día de sol y tomé una foto del reloj. Una imagen que inmediatamente me llenó de recuerdos y entre ellos, las primeras líneas de “Triste Recuerdo” pues a pesar de viajar mucho, el tiempo pasa y mi Cuautepec no te puedo olvidar…
En lo que concierne a los relojes en las cabeceras municipales, estos surgen durante la época porfirista, como símbolo de belleza y distintivo de la región, aunado a la ideología que tenía Porfirio Díaz de construir un nuevo México lleno de arte e infraestructura de progreso.
Por eso, el reloj de Cuautepec de Hinojosa es uno de los monumentos más representativos e históricos del municipio, y fue uno de los primeros en construirse en el Estado de Hidalgo.
El primer reloj en Hidalgo fue inaugurado en el municipio de Huejutla, en 1908, seguido por el reloj de nuestra capital hidalguense, que su construcción finalizó dos años después, en 1910.
El Reloj Monumental de Cuautepec se construyó en el año de 1925, y desde ese momento se convirtió en un símbolo de identidad para toda la población. Se ubica en el centro del municipio, en la manzana frente al mercado y cerca del antiguo Palacio Municipal; a menos de 100 metros de la Parroquia de San Antonio de Padua. Por esta razón, es el punto de encuentro para muchos y el referente de la ciudad.
A través de los años, sus colores y sus alrededores se han ido modificando con más árboles, más protección, áreas públicas y los fines de semana y días festivos, cuenta con más puestos ambulantes que siempre brindan variedad de esa cálida bienvenida a la ciudad.
Por tal motivo, el día lunes 13 de junio, en conmemoración de las fiestas alusivas al santo patrono del municipio, se llevó a cabo la rehabilitación del Reloj Municipal, recitando a las seis de la mañana su concierto inicial. Su rehabilitación se compuso principalmente del rescate del tono original de la cantera, además del mantenimiento en la fachada, la cúpula y las cuatro caras del reloj.
La reparación de la maquinaria del reloj también formó parte y de esa manera disfrutaremos de las melodías marcadas a la hora exacta. Así que si estás de visita por Cuautepec y esta de fondo la melodía del reloj, al escucharla espero te acuerdes de mí, como yo me acuerdo de ti…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: