Este domingo 15 de mayo, se celebra en México a los profesores; aquellas personas que decidieron dedicarse a una labor que pareciera fácil; sin embargo, lleva su dosis de dificultad, pero también de muestras de cariño y satisfacciones a través del tiempo.
Tres profesores jubilados que radican en Tulancingo, platicaron a Periódico Ruta sus inicios, su motivo y sus satisfacciones, que obtuvieron en el ejercicio de la docencia.
La profesora Lilia Cortés Martínez, comentó que a los 29 años de edad comenzó su camino en las aulas, gracias a la inspiración de su padre, iniciando sus actividades docentes en el municipio Agua Blanca y terminó su carrera en Tulancingo, tras 32 años de estar en los salones de clases.
Dentro de sus satisfacciones, conserva los dibujos que sus alumnos y alumnas le daban, mismos que guarda con mucho cariño, especialmente los de una niña de nombre Ana Laura, que casi todos los días la dibujaba en una hoja de su cuaderno y le entregaba su dibujo.
El profesor Lucio Abelardo Hernández Hernández, inició su trayectoria a los 18 años de edad, en la comunidad Las Palmitas, en el municipio La Misión, ejerciendo la carrera de profesor durante 47 años.
El maestro Lucio, comentó que pretendía estudiar medicina, pero la situación económica de sus padres lo hizo cambiar de opinión y decidió inclinarse por el magisterio, laborando por mucho tiempo en el ámbito rural.
Hernández Hernández, recordó que una de las muchas anécdotas que tuvo en su carrera, fue cuando en Jacala, tuvo que trabajar junto con los vecinos de ese sitio para la construcción de un puente para cruzar el río Amajac, que era muy caudaloso.
Crisanto Barranco San Juan, originario de Tenango de Doria, comentó que su carrera magisterial empezó el 1 de junio de 1961, en una ranchería de Michoacán, llamada Plan del Pino, donde solo había siete casas y tras 47 años de trabajo, se jubiló en la zona de Tulancingo.
Detalló que tenía que cabalgar hasta cuatro horas para llegar a su lugar de trabajo, pero la satisfacción de enseñar a los infantes fue muy grande.
En 42 años de trabajo, Barranco San Juan dijo tener muchas anécdotas satisfactorias, pero recuerda mucho que en esa comunidad de Plan del Pino, le regalaban muchas sandías y melones, y en uno de sus cumpleaños, le obsequiaron un cerdito que conservó con mucho cariño.
Los tres profesores coinciden que la educación ha cambiado al comparar sus épocas de trabajo con la actual, señalando las técnicas, la dedicación y la comunicación, como los principales cambios.
Asimismo, los tres docentes afirman que de volver a nacer, sin duda alguna decidirían nuevamente ser profesores, pues en esta profesión encontraron un cúmulo de alegrías.
Actualmente, de acuerdo con datos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), sección Hidalgo, había alrededor de mil profesores jubilados, hasta antes de la pandemia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: