Salvador A.E., de 86 años de edad, imputado por el feminicidio de Margarita Soto Gómez, de 56 años, ocurrido en 7 junio de 2021, se mantendrá en prisión preventiva luego de que la juez de control Dalia Ibonne Ortega González negó otorgarle la medida cautelar de prisión domiciliaria.
El sujeto octogenario permanecerá durante su proceso penal en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Pachuca, ya que no padece una enfermedad crónica o terminal, es un exmilitar con conocimientos de armamento y poseía un arma de fuego de uso exclusivo.
Antes de llevarse a cabo la audiencia programada la tarde de ayer en los juzgados capitalinos, familiares y amigos de la víctima realizaron una manifestación
afuera del recinto judicial y bloquearon parcialmente el bulevar Minero para exigir que el presunto feminicida no fuera liberado.
Ello, derivado de que un juez federal le otorgó un amparo para que la juez de control determinara, dentro de la causa penal 478/2021, si le cambiaba la medida cautelar de prisión preventiva por la domiciliaria derivado de su avanzada edad.
En su protesta, los quejosos señalaron que la edad no fue impedimento para que Salvador A.E. privará de la vida a Margarita, a la que asesinó con un arma de fuego.
Entrevistada previamente al fallo, Verenice, hija de la víctima, expuso que un juez de distrito otorgó el amparo al imputado debido a que la juez de control no fundamentó bien el por qué debía permanecer en prisión preventiva.
Hace menos de un mes Salvador A.E. regresó al Cereso proveniente del hospital, donde permaneció alrededor de tres meses por problemas de salud, mencionó.
Pidió a la jurista resolver con perspectiva de género y no permitir la salida del presunto feminicidio de su madre, como pretendía la defensa del sujeto con base en el artículo 166 del Código Nacional de Procedimientos Penales.
Ese artículo menciona que, en caso de que el imputado sea una persona mayor de 70 años de edad o afectada por una enfermedad grave o terminal, “el órgano jurisdiccional podrá ordenar que la prisión preventiva se ejecute en el domicilio de la persona imputada o, de ser el caso, en un centro médico o geriátrico, bajo las medidas cautelares que procedan”.
“Su edad no (lo) detuvo para matar a una persona”, señaló la hija de Margarita.
La joven agregó que Salvador A.E. ejercía violencia psicológica en contra de su madre, quien ya se había separado de su victimario.
No obstante, añadió, en una ocasión la buscó, regresó con él y posteriormente la privó de la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: