Un Masaje para regalar

La sensación de un masaje es sin duda de bienestar, relajación y descanso; pero a diferencia de los masajes relajantes, el masaje sexual o erótico tiene como principal objetivo el éxtasis.  Pero así como los masajes relajantes exigen cierta técnica, el masaje erótico también implica cierta práctica y arte para que sea efectivo y logre su objetivo.  Hoy les comparto algunos consejos para que experimenten.

El primer punto es hacer un mapeo corporal; es decir, sesiones antes haber reconocido las partes sensibles del cuerpo propias y de la pareja.  Saber cuáles son las partes del cuerpo que al ser tocadas o acariciadas producen cosquillas, dolor o incomodidad y evitarlas.  Al contrario de las zonas donde la sensación es placentera: zonas erógenas.  A pesar de que las nalgas, los pechos, la nuca y los órganos sexuales son ticamente erógenos; se debe de ir a otras zonas que personalmente cada quien tiene.

El uso de aceites es indispensable; ya que hacen que las caricias se deslicen en el cuerpo y que la fricción de las manos con el cuerpo no produzca enrojecimiento o rozaduras.  Los aceites aromáticos son muy útiles incluso los térmicos; pero un aceite para bebe puede resultar eficiente.

Una vez teniendo todos los puntos anteriores, disponga del tiempo suficiente y pida a la persona que va a recibir el masaje respire profunda y rítmicamente.

Y comience dando el masaje con tu pareja boca abajo con caricias que casi no toquen el cuerpo, cuidando de recorrer TODO el cuerpo, suba de intensidad hasta que sus caricias sean con toda la mano como amasando, midiendo por supuesto de no causar dolor.  Alterne caricias suaves e intensas y deténgase mas tiempo en las areas que a su pareja le produzcan placer.

Una vez explorada la parte posterior del cuerpo; coloque a su pareja boca arriba, y siga el mismo procedimiento,  sin tocar los órganos sexuales.  Cuando las caricias sean intensas, ambos harán la respiración más profunda y poco a poco aceleraran el ritmo y se dispondrán a acariciar los órganos sexuales.

El área de órganos sexuales se comenzara acariciando suavemente y poco subir de intensidad, y en este punto donde las respiraciones comienzan a hacer un poco mas aceleradas; la pareja debe de lleva el mismo ritmo de respiración y verse a los ojos.  Alternar caricias suaves e intensas.

Llegado a este punto; tienes que decidir si continuar con la experiencia y llegar a una relación sexual o bien ir disminuyendo la intensidad de las caricias de excitantes a tiernas.  Y siempre terminar cualquiera que sea el caso; con un abrazo y un beso prolongado.

Que este 10 de mayo sea el disfrutar de ti y tu sexualidad el mejor regalo.  Sola o en pareja consiéntete.  Y que la maternidad no te quite tu sexualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: