Por Arturo Hernández Cordero

El pasado 3 de mayo se cumplió un año de aquel fatídico accidente, en el que fallecieron 26 personas y otras 90 más resultaron heridas, debido al desplome de la estructura de la línea 12 del metro, justo cuando pasaba un tren a la altura de la avenida Tláhuac.
La tragedia ha supuesto desde entonces todo un lío político de grandes proporciones, debido a que la construcción de la línea 12 se llevó a cabo durante la administración del hoy secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, cuando fungía como Jefe de Gobierno de la Capital en el periodo 2006-2012, y el accidente tuvo lugar durante la administración de Claudia Sheinbaum, ambas figuras políticas con grandes posibilidades de contender por la presidencia en 2024 por parte de MORENA.
La oposición culpa del accidente a MORENA, debido a que la construcción y posterior accidente de la línea 12, ocurrieron bajo las administraciones Ebrard y Sheinbaum, respectivamente. Mientras que MORENA y Grupo Carso (empresa que construyó la línea 12) culpan al hoy senador de oposición por el PRD, Miguel Ángel Mancera, alegando que durante su gestión (2012-2018), fue donde se presentó el debilitamiento de la estructura producto del terremoto del 2017 y que su administración no hizo nada por arreglarlo.
De esta tragedia se ha hecho demasiada carroña política y ninguno de los tres Jefes de Gobierno, que han ostentado el cargo desde que la línea 12 entró en uso, ha asumido responsabilidad alguna. No obstante, lo que ha sobrado son los esfuerzos por deslindarse de cualquier indicio de culpabilidad, obviando lo que a todas luces se sabe: ninguno de ellos llevó a cabo el mantenimiento preventivo o correctivo que pudiese haber evitado semejante infortunio, según agencias internacionales de peritaje.
No obstante, para gran parte de la cúpula morenista, la mayor tragedia de ese funesto 3 de mayo del 2021, no fue el accidente en sí, sino el impacto negativo que este tuvo en las imágenes de sus dos más firmes aspirantes a la candidatura del 2024, más en particular, de Claudia Sheinbaum que ha visto diluirse sus posibilidades de contender para la presidencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: