En Tulancingo, hace un año se llevó a cabo la vacunación contra el Covid-19, en adultos mayores de 60 años, en su primera dosis. La jornada comenzó el 16 y concluyó el día 20 de marzo.
Previo al inicio de 2021, comenzó la inmunización para personal de hospitales y en enero para docentes, lo que abría la posibilidad de que comenzaran a salvarse vidas, ya que la pandemia se encontraba en su punto más álgido.
La vacunación para los grupos etarios de 50, 40, 30, 18 años y adolescentes, de acuerdo con el secretario de Salud, Alejandro Efraín Benítez Herrera ha evitado la propagación de este virus y en consecuencia la taza de mortalidad no ha tenido incrementos considerables a partir de estas aplicaciones.
Justo hace dos años, debido al acelerado incremento de contagios en la entidad, aunque en Tulancingo todavía no se registraban casos de esta índole, el 15 de marzo las autoridades locales anunciaban la suspensión del tianguis y las actividades en la presidencia municipal.
Actualmente el panorama es halagador y hasta el corte más reciente de ayer (jueves), suman 25 casos activos, en el municipio, lo que da cuenta de acuerdo con lo informado por el citado funcionario estatal, la pandemia al menos en Hidalgo, se encuentra en la etapa de “meseta”.
En cuanto a las personas que se encuentran internadas en el Hospital General, en la junta del Comité Jurisdiccional de Seguridad y Salud, se especificó que debido al bajo índice de casos, se ha desconvertido y que hasta el martes anterior, solo había un paciente.
Quienes tienen algún padecimiento de esta índole se recuperan en sus casas, ya que los síntomas son mínimos.
En esta última reunión también se abordó el tema de los contagios en China, los cuáles se dispararon y pese que por ser el país donde se originó el coronavirus, las autoridades tomaron medidas muy drásticas y se confinaron ciudades enteras.
Sin embargo, ha sido la variante Ómicron la que está afectando y aunque existe un control en cuanto a los brotes la enfermedad no se puede contener por mucho tiempo, por lo que no se considera un riesgo para México, ya que se viene de una cuarta oleada que llegó a sus puntos más altos en enero por lo cual hay menos posibilidades de que los casos se incrementen.
Se dijo además que el virus no va a desaparecer, sin embargo se está en proceso de que sea un padecimiento endémico, es decir habitual o frecuente que no generará los estragos que originó hasta antes de las etapas de vacunación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: