Violencia en el partido

Hace unos días tristemente vimos una violencia impensable dentro de lo que se supondría tendría que ser un día familiar ya que, en un domingo en un partido de futbol en la ciudad de Querétaro culmino en una trifulca dejando diversidad de lesionados durante la trifulca.

Lo anterior, no solamente deja entrever la violencia existente en nuestro país y la división social existente en nuestra nación, sino también la falta de diligencia de las autoridades mismas que permitieron los tristes acontecimientos ocurridos en aquel día.

En tal sentido, ha habido muchas especulaciones sobre lo ocurrido y es necesario que se esclarezcan los hechos a través de una investigación imparcial y completa.

Sin embargo, debemos de señalar que la rigidez del proceso es consecuencia de la gravedad de la infracción, motivo por el cual es que para poder establecer una sanción penal es necesario acreditar el hecho más allá de una duda razonable.

Por el contrario, para las sanciones administrativas impuestas por las organizaciones parte de procesos mucho menos severos puesto que, no llevan a sanciones tan duras como es la perdida de la libertad.

En consecuencia, las solas imágenes vistas en televisión pueden ser pruebas para acreditar el hecho cuestión diversa para la responsabilidad penal puesto que, no todas las personas fueron captadas agrediendo a otras personas.

En tal sentido, se puede acreditar la existencia de un hecho en general como puede ser la violencia existente en el partido lo cual puede dar y debe de dar consecuencia no solamente sanciones hacia los equipos y los estadios sino también la obligación de realizar las medidas necesarias para prevenir cualquier acción violenta futura.

Por tanto, es que considero que es necesario una medida ejemplar dentro del futbol tanto a los equipos como al estadio con la finalidad de ser una medida disuasiva para prevenir futuras actuaciones.

Del mismo modo, que se debe de realizar una investigación exhaustiva apegada a derecho para deslindar responsabilidad, proteger a inocentes y responsabilizar a verdaderos culpables.

Lic. Juan Fernando González Espinosa

juanfer_lm@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: