LO QUE VIVIMOS LAS MUJERES

El pasado 8 de marzo es una fecha que se celebra en muchos países del mundo como el el día Internacional de la mujer.  Las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, y pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz, el desarrollo y sobre todo la seguridad de las mujeres.

Porque créalo o no, la diferencia entre ser hombre y ser mujer en este mundo y en esta época aún es muy marcada. Y bueno, de la seguridad para la mujeres sólo tenemos que decir que diario son asesinadas 10 mujeres.

 Si bien con los movimientos feministas se han logrado muchas oportunidades para las mujeres que generaciones antes no tenían, aún hay mucho que hacer para que las mujeres logren la igualdad ante los hombres.  Y sobre todo la vivencia de las mujeres sea en seguridad.

Muchas mujeres dan por hecho su condición de “mujer” (porque así se lo inculcan la familia y la sociedad) y aunque lo deseen no salen de sus ideas.  Por ejemplo, a las mujeres se les sigue educando para que se cuiden de no andar solas en las noches o lugares solitarios (por miedo a una violación); mientras que a los hombres no; este simple ejemplo y muchos otros dejan ver que aún hay mucha diferencia entre hombres y mujeres.

Muchas mujeres siguen callando sus deseos por la igualdad, pero en pláticas de mujeres estos son algunos de los temas salen y que les gustaría fueran más igualitarios.

La moda. Al ser la mujer, un objeto para los medios publicitarios, estos se han encargado de hacerle creer a muchas mujeres que si no están “a la moda” o si no cubren el estereotipo vigente, no son tan valiosas o tan mujeres; y esto repercute en la autoestima.  Una mujer promedio por lo menos debe de tener 5 pares de zapatos, mientras que los hombres con 3 pares les es más que suficiente.  Una mujer tiene al menos el 50% más de prendas de vestir que un hombre.  Una mujer usa accesorios, un hombre si acaso usa reloj.  Una mujer utiliza al menos 40 minutos en su arreglo personal, mientras que un hombre promedio utiliza de 15 a 20 min. Y ni hablar de la figura, porque lograr la delgadez es un todo un sacrificio para muchas.

La maternidad.  Si bien sólo las mujeres pueden estar embarazadas, el cuidado de los hijos no tiene que ser exclusivo de la mujer.  La mayoría de los hombres padres necesitan asumir como responsabilidad y no como ayuda u opción el cuidado y crianza de lxs hijxs.  Así la mujer no perdería la oportunidad de estudiar o trabajar.  Muchas de las mujeres que renuncian a su trabajo es porque no hay quien cuide de sus hijos; si los hombres se responsabilizaran un poco más podrían apoyarles para que siguieran trabajando.  Por otro lado el ámbito laboral no ayuda; ya que los trabajos actualmente tienen jornadas de al menos 10hrs y los trabajos de medio tiempo son muy mal pagados.  Así que en este punto no sólo la cooperación del hombre es importante; sino la regulación de las condiciones laborales.

La sexualidad.  La sexualidad para muchas mujeres aun es un tabú y sobre todo existe una desigualdad en cuanto a la sexualidad masculina y la femenina.  Un hombre con muchas parejas sexuales es un “macho alfa” (aplaudido socialmente) una mujer con muchas parejas sexuales es una “cualquiera” (repudiada socialmente).  Un hombre con mucho deseo sexual es un “Toro” (Cualidad); una mujer con mucho deseo sexual es una “ninfómana” (enfermedad).  Una mujer que pierde su virginidad (sin casarse) se devalúa; un hombre que pierde su virginidad se vuelve “hombre”. Y así muchas otras más diferencias.

Seguridad.  Este tema es que redunda en todas las mujeres, todas las mujeres han recibido algún tipo de violencia.  Es visible la inseguridad por el simple hecho de ser mujer y falta por crear una sociedad libre de violencia (en genral).

Las mujeres no estamos luchando por quitarles derechos a los hombres o por querer estar en un nivel superior a ellos.  Se busca que detalles, como los que te acabo de mencionar sean menos diferentes entre los géneros.  Las mujeres han callado por muchas generaciones, y cuando han levantado la voz han sido calladas violentamente.  Hoy en día ya no podemos callarnos, tanto mujeres como hombres debemos ser vistos ante las leyes y sociedad como iguales.  Si sientes alguna incomodidad con esto, te invito a ver a tu alrededor y verificar la situación de las mujeres que te rodean, y preguntarles si desean que algo cambie.  Si esta en tus posibilidades coopera, muchas mujeres te lo agradeceremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: