El Instituto Nacional de Migración (INM), respecto al aseguramiento de indocumentados en la región, informó que fueron 11 mujeres, 19 hombres y cinco menores de edad, quienes viajaban en condiciones adversas.
Los extranjeros ya fueron deportados a sus países de origen, en este caso: Guatemala, El Salvador y Honduras.
De igual manera, tres hombres fueron detenidos y puestos a disposición de las autoridades correspondientes por presunto tráfico de personas.
El INM, también, informó que en Tulancingo, es la primera ocasión que ocurre un aseguramiento de este tipo.
En Hidalgo, de enero a la fecha, el INM ha entregado cerca de 200 indocumentados a la autoridad migratoria, mientras que el año pasado, dos mil 99 inmigrantes fueron deportados a sus países de origen.
Sin embargo, la entidad, es una zona transitoria para los emigrantes que proceden de Centroamérica y quieren llegar a Estados Unidos de Norteamérica, cuyo trayecto puede durar semanas y que en muchas ocasiones, este deseo se ve truncado.
Los migrantes ocupan “La Bestia” o el también llamado “Tren de la Muerte”, para alcanzar el sueño americano.
Hidalgo, es parte de la ruta que está llena de peligros y los migrantes suelen estar a merced de la delincuencia; pero, además, expuestos a sufrir algún accidente o morir porque tienen que subir y bajar de los vagones en movimiento.
Una de las estaciones en la entidad donde llega el mayor número de indocumentados de países centroamericanos, es la de El Irolo, en el municipio Tepeapulco, donde algunos desisten del viaje y se refugian en cualquier lugar desconocido para ellos. Otros, continúan su destino porque apenas llevan una cuarta parte del viaje.
En el reciente aseguramiento de los inmigrantes en Tulancingo, de acuerdo con información de la Guardia Nacional, división Carreteras, realizaban un recorrido de rutina, cuando sobre la vía federal México-Tuxpan, notaron una camioneta marca Ford, con redilas, cuyo conductor al ver la patrulla, mostró nerviosismo, por lo que los oficiales le indicaron que se detuviera.
Al abrir la puerta, encontraron a 35 personas que viajaban hacinadas. El conductor no tuvo otra opción más que confesar que procedían de Huauchinango, Puebla, cuyo destino era llegar a la frontera con Estados Unidos y ahí, encargarlos con otros “polleros” hasta cruzar “los alambrados” del desierto de Sonora.
Los uniformados, solicitaron el apoyo de un autobús de la línea Tizayuca, que los condujo a las oficinas de la Fiscalía General de la República (FGR), delegación Tulancingo.
En esta unidad les fueron proporcionados alimentos y agua. En tanto, el conductor de la camioneta como dos de sus acompañantes, fueron detenidos y puestos a disposición de las autoridades correspondientes r

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: