Hace unos días la policía municipal de Pachuca fue noticia nacional. Por desgracia, no en sentido positivo. Lo fue porque unos elementos con sobrada violencia sometieron a una persona de la tercera edad.

Ese comportamiento fue provocado por la indicación de una persona que trabaja en el ayuntamiento de la capital hidalguense y quien pidió la intervención de la policía, una vez que la afectada impedía la clausura de su negocio.

Esta contrariedad, desató la iracunda reacción de los elementos policiacos quienes –según el video – actúan de forma desmedida frente a la mirada de vecinos y trasuntes. Uno de ellos, por fortuna para la parte afectada, tuvo a bien grabar todo lo sucedido.

Hay dos cosas que sobresalen de esta acción. Por principio de cuentas, la carencia de capacitación de los cuerpos del orden quienes actúan de manera improvisada, sin protocolos adecuados, ni sentido común.

Pero otra cuestión es que dichos elementos obedecían una orden superior. Esto refleja también la responsabilidad de los mandos quienes consideraron pertinente amagar a la adulta mayor quien ya sometida seguía siendo víctima de violencia física.

Como era de esperarse, los involucrados ya fueron cesados de la dependencia, pero queda un amargo sabor de boca al enterarse que el titular de la Dirección de Reglamentos y Espectáculos no será removido.

Este funcionario fue el responsable de dar la orden para que se actuara de esa manera. Y al parecer saldrá librado de este trance al sacrificar a otros compañeros de menor jerarquía en la administración municipal. 

Como es sabido, la liga se rompe por el lado más frágil. De esta manera, los policías fueron destituidos por obedecer una orden y losa responsables no serán tocados por las autoridades. Menuda realidad que se repite con frecuencia.

Hay que estar muy atento con estos temas donde queda claro que los elementos del orden a nivel municipal siguen siendo muy débiles. No tienen ni capacitación ni entrenamiento, incluso muchas veces carecen de equipo indicado, uniforme, prestaciones, seguro social y asesoría jurídica.

Si esas son las condiciones de la policía municipal de Pachuca uno no puede imaginar las condiciones de los elementos en lugares como Pacula, Pisaflores, La Misión, por mencionar algunos municipios alejados de la capital.

Queda pendiente la reacción del gobierno municipal quienes solo reaccionaron una vez que el video se hizo viral y hubo forma de detener el descontento social. Vale la pena tomarse en serio la reestructuración de los cuerpos policiacos municipales.

También se debe tener en cuenta la lógica más sencilla. Utilizar a la policía para amagar de esa forma a una persona que tiene necesidad de mantener abierto su negocio en tiempos de pandemia es una aberración.

Si no hay un apoyo a ese sector al menos no hay que ser tan quisquilloso con los negocios que han aguantado de todo menos la soberbia de las autoridades municipales. 

2010_enrique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: