El esclarecimiento de los hechos

El actual sistema de justicia penal plantea una situación inusual puesto que, por un lado sostiene que la finalidad del mismo es el esclarecimiento de los hechos y por el otro establece la necesidad de un sistema adversarial por medio del cual la finalidad no sea la verdad sino la discusión entre las partes.

En consecuencia, es que dentro de un sistema adversarial la verdad no es la pieza fundamental del mismo, sino la teoría establecida por cada una de las partes, siendo que ello es lo que se debe de acreditar o no.

En tal sentido, poco importa si dentro de las teorías establecidas por las partes se encuentra la verdad puesto que, si la verdad no se encuentra en ellas el juez deberá desechar ambas teorías absolver al imputado y dar el asunto por concluido sin dar una respuesta cierta a la sociedad.

Por tal motivo, es que debemos de ser francos en aquello que pretende el sistema ya que, si busca el esclarecimiento de los hechos la respuesta no es solo la solución entre dos teorías sino la investigación exhaustiva de cada caso en concreto.

La solución que se ha planteado para esta discordia entre lo que constitucionalmente se pretende y lo que el sistema propone se ha traducido en la teoría del caso de la fiscalía, misma que debe de ser aquella que realice una investigación tan exhaustiva que sea la que esclarezca los hechos, siendo esa teoría no una teoría sino aquella que se asemeje a la realidad.

Sin embargo, el problema se vuelve patente y regresa al sistema que se denomina acusatorio ya que, una fiscalía que realiza una acusación y que pretende acusar y no esclarecer no puede esclarecer hechos ya que, su finalidad es como se ha dicho acusar y encarcelar no esclarecer.

En ese mismo sentido, se debe de partir que la teoría propuesta por el fiscal tampoco es la correcta puesto que, se condenaría sin pensar y ello conllevaría a condenar inocentes, por lo que lo único que respecta realizar investigaciones tanto por la fiscalía como por la defensa que permitan el esclarecimiento de los hechos.

Lic. Juan Fernando González Espinosa

juanfer_lm@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: