Distribuidor vial Tulancingo-Acatlán apenas en cartera para 2022: Sopot

El secretario de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial, José Ventura Meneses Arrieta, afirmó que el distribuidor vial que anunció desde hace ocho meses para Tulancingo y Acatlán, que será un paso superior, “está ya en la cartera de proyectos” para el presupuesto de 2022.
“Ya es cuestión de que las y los diputados nos puedan autorizar el presupuesto para la ejecución de este tan importante distribuidor elevado, que va a beneficiar no tan solo a Tulancingo, sino a la zona metropolita de Tulancingo. También anunciamos pavimentaciones hidráulicas que vienen ahí en este presupuesto, que ojalá salgamos beneficiado y podamos iniciar el próximo año”, añadió tras comparecer ante Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda del Congreso local.
Dijo que la obra “tiene una peculiaridad” en Acatlán, pues el estudio de mecánica de suelos, señala que el agua se localiza “muy por encima a los 8, 10 metros” y el río pasa “cerquita”.
El calendario de ejecución del proyecto es de 11 meses, por lo que insistió en que solo esperan el tema financiero para poder iniciar con la edificación.
Otro proyecto pendiente para la zona metropolitana de Tulancingo, es el distribuidor de La Joya, añadió el titular de la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (Sopot) de Hidalgo.
Durante su comparecencia, también anunció que la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) asumirá la construcción la autopista de seis carriles Real del Monte-Huasca, por lo cual ya no será de cuota, sino una carretera libre de peaje.
Apuntó que la federación destinará 600 millones de pesos al proyecto en 2022, por lo que con la modificación al proyecto el Grupo Concesionario de México, ya no tendrá la concesión que se la había otorgado por 30 años a través del concurso público internacional APP913005997-E1-2021.
Asimismo, justificó el aumento en el costo del puente atirantado de Pachuca en 100 millones de pesos, pues pasó de 402 millones a 502 millones de pesos: aseveró que la inflación y el aumento en 200 por ciento en el costo del acero, así como la exportación de piezas de Eslovaquia, incrementaron el precio.
Además, culpó del retraso en la obra, que lleva 23 meses de construcción, a factores como la pandemia del Covid-19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: