¡AY, MIS HIJOS!

 Llega  noviembre y con este vienen los relatos y leyendas, las fiestas de los fieles difuntos, las flores amarillas y moradas, el mole, los tamales etc.  En el Valle de Tulancingo, especialmente en Santa Ana Hueytlalpan se puede convivir con estas hermosas y sabrosas tradiciones.

    Hablando  de narraciones y leyendas, cada año y cada lustro van cayendo en el olvido y el desinterés principalmente de los jòvenes, por la  deformación que muchos medios comerciales y escritores hacen de estas. Tal vez las nuevas generaciones ya no disfruten de escuchar tan macabras historias, que hacían muy divertidas las tertulias y meriendas de sus abuelos.

   No podía faltar el triste relato de “La llorona” y el clásico grito de ¡Ay, mis hijos!  Que muchos afirmaban haber escuchado.  Diez  años antes de la llegada de los Españoles  a lo que hoy es México, aparecieron varias señales y pronósticos:

“6.- La sesta señal o pronóstico fué que se oyó de noche en el aire la voz de una mujer que decía: ¡Oh, hijos míos ya nos perdimos!; algunas veces decía ¡Oh, hijos míos, a donde os llevaré! “HISTORIA GENERAL DE LAS COSAS  DE LA NUEVA ESPAÑA.

     La versión de la Llorona durante la colonia, màs conocida fué la siguiente:

       “Una hermosa mujer que vivía en la ciudad de México en el siglo XVI, hija de padre español y madre indígena sostenía relaciones con un joven español de preclara estirpe ambos procrearon tres hijos, esta joven le pedía a su pareja que se casara con ella, como respuesta el hombre la abandono, y además anunció su casamiento con otra mujer pero de noble linaje, esta pobre mujer cegada por el dolor y la ira, se llevó a sus hijos a un rio y los mató. Cuando se dio cuenta de su crimen se dice que desapareció para siempre. Sin embargo después de tiempo; se aparece por las calles de la ciudad, los pueblos, caminos, en  bosques y selvas con una túnica blanca suspendida en el aire emitiendo un terrible grito de dolor: ¡Ay, mis hijos!, ¡Ay, mis hijos!”

    En otros países de centro América la leyenda de La llorona se asocia con la de una mujer seductora que recorre los caminos y plazas al encuentro de hombres a quienes les gusta las diversiones perjudiciales, jugadores, borrachos, y malvivientes quienes al verse seducidos por los encantos de esta mujer; la siguen se cuenta que muchos han desaparecido y otros regresan a sus casas espantados. En la península de Yucatán se denomina a esta mujer como la X-tabay.

       La versión màs reciente aquí en el Valle de Tulancingo  aconteció en el Susto,  refiere que un hombre salió a buscar a su madre quien una tarde noche fue a visitar a un pariente, este señor dice que al pasar por una pequeña barranca vio sentada en una piedra a su madre con ropa blanca peinándose y que le decía que se acercara, el hombre sintió miedo y regreso a la casa al llegar encontró a su madre y le conto que la había visto, pero los dos al no encontrar una respuesta resolvieron que  todo esto fué un espanto. Estos relatos nos asustaban, pero como deseamos volver a esos tiempos, en los que los miedos eran una fantasía. Hasta el próximo viernes.     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: