Interviene Reglamentos para evitar presencia de limpia parabrisas y malabaristas en cruceros

Ante el incremento de personas que se “ganan la vida” en diversos cruceros de Tulancingo, la dirección de Reglamentos y Espectáculos, intensificó los recorridos para invitarlas a retirarse, ya que es una actividad que no está permitida, principalmente por cuestiones de seguridad.
El director de Reglamentos, Jorge Emmanuel Rivera Saldaña, reconoció que diario recibe reportes relacionados con la presencia de limpia parabrisas, adultos mayores o menores de edad, que expenden diversos productos.
Ante ello, dijo que se han dado a la tarea de verificar el tema e informó que les exigen retirarse, pero algunos muestran buena actitud, otros no y se ponen al “tú por tú”.
“Nos hacen el comentario que la situación económica está muy difícil, lo entendemos, pero les explicamos que por el tema de seguridad, del riesgo que corren y en el caso de los traga fuego, es mayor el riesgo de un accidente o hasta dañar su salud, por eso los retiramos”.
Sin embargo, reconoció que tras la indicación de retirarlos, ellos se van, pero a los pocos minutos, cuando ven que ya no están los inspectores, regresan, por lo que se torna difícil la situación, pero aseguró que es un tema que no soltará y tratará de reubicar a los que venden dulces o su café, en algún lugar céntrico donde no se expongan, al estar cerca de las vialidades más transitadas.
Subrayó que la presidencia municipal no hace ningún cobro por permitir que se establezcan en los cruceros, no otorga ningún permiso pagado y solo se ha permitido en algunos casos muy particulares, de que vendan dulces o algún producto artesanal.
Reportes ciudadanos advierten del aumento de limpia parabrisas, malabaristas y personas que hacen algún tipo de show, incluso han sido señalados como agresivos si no se les da una moneda.
El pasado viernes, un vecino de Jardines del Sur reportó que los malabaristas que se pusieron en el bulevar Tomás A. Edison, en el cruce con la Calzada 5 de Mayo, estaban inhalando sustancias tóxicas y se ponían agresivos con los automovilistas que no les daban una moneda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: