Se manifiestan en PGJH por menor sustraída de su casa en Tulancingo

Claudia Abril Alvarado Toriz se manifestó este jueves afuera de la sede de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH), para recriminar que no hay avances en las labores de localización de su hija Lalita Dasi Royo Alvarado, una menor de 10 años de nacionalidad mexicana y española, que fue sacada por seis sujetos de su domicilio el 24 de septiembre, alrededor de las 7:20 y 7:45 horas.
La madre de la infante, arrebatada cuando aún vestía pijama y estaba descalza, detalló que se sigue una carpeta de investigación por el delito de privación ilegal de la libertad, pero que se trata de una sustracción ilegal de menor, por lo que pedirá que se reclasifique a este delito.
La quejosa dijo que se sospecha de que autor del ilícito es el padre de Lalita, quien es oriundo de España, por lo que acudió a la embajada de ese país, en la que –dijo–, recibió mejor trato que en las dependencias de México, pues a una semana del el Ministerio Público no ha realizadas entrevistas con sus vecinos, quienes a ella le proporcionaron videos de las cámaras de seguridad que registraron el hecho.
“Ninguna persona tiene porque andar corriendo, pidiendo ayuda y suplicando algo, que como ciudadanos merecemos la seguridad y la certeza de que trabajen en nuestros casos. Por qué tenemos, por qué estar tocando puertas, por qué tenemos que estar suplicando desde abajo, hasta para sacar las copias, hasta para ir a pedir informes y te ven con cara de que ‘¡ay, señora, qué hace aquí!’ Es realmente deplorable el sistema, para que esto avance, un papelito, luego suba y luego baje. Yo exijo que haya más prontitud en estos casos”, expuso la madre.
Detalló que su hija fue subida a un automóvil Bora con quemacocos, en el cual abrazó a una mujer de aproximadamente 30 a 35 años, de cabello largo lacio. En total fueron 6 individuos desconocidos, dijo, quienes arribaron a su hogar para llevarse a infante; entre ellos, dos personas de aproximadamente 1.78 a 1.80 de estatura, vestidos de traje, y uno de ellos con un copete alto, acompañados con una mujer de complexión robusta, quien dijo llamarse Arlen.
Alvarado Toriz expresó que ha intentado comunicarse con el padre de la menor sin éxito, con el que comparte la custodia de la infante. Aunque se trate del progenitor, apuntó, no se justifica la manera en que sustrajo a la menor.
“No tiene derecho a sustraer a una menor así”, agregó la madre, quien fue recibida por personal de la PGJEH. De la menor existe ya una ficha de búsqueda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: