La elección de los placeres

El sexo es como la comida; podemos acostumbrarnos a disfrutar de un solo sabor o podemos atrevernos a probar lo nuevo; y en la vida, la sexualidad es como un gran buffet. Tal vez por cuestiones culturales, religiosas y hasta de educación sólo conozcas las maneras tradicionales, sin embargo existe un sinfín de maneras para probar.

Ahora bien; como debes elegir aventurarte en los nuevos placeres. De la misma manera que lo haces cuando te aventuras en probar un nuevo alimento. Por ejemplo para muchos de nosotros el comer gusanitos (chinicuiles) es algo “normal y delicioso”, para los curiosos y turistas les parecerá a algunos algo asqueroso, impensable y repugnante; mientras que otros aventureros se atreverán a saborearles y gustaran o no. (Pero con las ganas no se quedan).

Cuando tienes a la vista alguna comida exótica y novedosa ¿Qué haces? Yo pienso que lo primero que haces es observar el platillo, luego preguntas ¿Qué es?, luego tal vez preguntes ¿A qué sabe? Y tal vez no logres aventurarte a probar hasta no tener recomendaciones de algunas otras personas. Y con valor te atreverás a probar cuidadosamente el nuevo platillo.

Así pasa con las experiencias sexuales. La publicidad y la pornografía (expresiones gráficas de la sexualidad) se han encargado de mostrarnos muchas alternativas para el disfrute del placer –según estos medios- pero en realidad ni es obligatorio probar de todo, ni todo es tan placentero para todxs.
Por ejemplo, el sado-masoquismo se presenta como una alternativa extrema para experimentar placer; sin embargo no a todas las personas les provoca placer.

Si deseas experimentar nuevas sensaciones es mejor tomar en consideración los siguientes puntos:

• Tu nivel de “aventurera/ro”; esto quiere decir que tienes que hacer una exploración a tus propios límites, primero imaginarte en la situación y considerar si serás capaz o no de enfrentar la nueva experiencia.

• Tus creencias; es muy importante que no vayas en contra de tu formación de valores y creencias. Por más atractiva que se presente la oportunidad debes estar consciente que el aventurarte puede contradecir tus valores y creencias y que al momento pudiera ser divertido y placentero; pero después podrías presentar sentimientos de vergüenza y culpa.

• Tus tiempos; esto se refiere a que debes iniciar las nuevas experiencias de a poquitos e ir subiendo de nivel conforme te vayas sintiendo cómodo/a.

• Tu ambiente de seguridad; si ya te animaste a experimentar nuevas sensaciones y estas consciente de todo lo que involucra la experiencia, entonces no te queda más que buscar el ambiente seguro en donde llevar a cabo la nueva experiencia. Lugar y personas seguras.

Y ahora sí, considerando todo lo anterior y habiendo tanto por explorar y probar podrás aventurarte a las nuevas experiencias. Tal vez a nivel de fantasía nada más; tal vez en niveles de principiante, puede ser de una sola vez en la vida, y porque no, como una nueva práctica sexual en tu vida.

No temas a elegir el placer; infórmate, quítate miedos y tabúes, y atrévete. Recuerda que tienes el derecho al placer sana y responsablemente, sin afectar a terceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: