Presentación de un imputado

Uno de los puntos fundamentales del sistema de justicia es el derecho que tiene toda persona de defenderse para lo cual es necesario que se encuentre presente dentro del proceso y con ello se le pueda hacer saber el motivo de la investigación en su contra y tenga la oportunidad de aportar pruebas y alegar en su defensa, para poder esclarecer los hechos.

En tal sentido, debemos de señalar que un imputado es una persona a la que se le imputa un hecho posiblemente constitutivo de delito, por lo que hasta ese momento no existe certeza alguna de su culpabilidad y todos estamos obligados a considerarlo inocente.

En consecuencia, es que la presentación de un imputado en un proceso es el hecho de formar parte del mismo para conocer el hecho imputado, mismo que por regla general se realiza a través de su citación, es decir, se le solicita que se apersone cierto día y hora para iniciar el proceso en su contra.

Sin embargo, debemos de señalar que en casos excepcionados por la ley se puede solicitar la presentación de una persona a través de una orden de aprehensión, pero ello en nada beneficia a un sistema democrático de justicia, puesto que, si bien las ordenes de aprehensión deben de ser utilizadas cuando se considera que una persona pueda sustraerse de la acción de la justicia, en los casos en que no se ha acreditado que la persona se sustraerá de la acción de justicia sino que sin motivo ni razón sino que por mandato legal se ordena en todos los casos señalados por ley la presentación por orden de aprehensión ello solamente sirve para un linchamiento mediático y una ruptura con el principio de presunción de inocencia.

Lo anterior en virtud de que, ante la sociedad la persona no parecerá inocente por el contrario será vista como culpable y tendrá una pena anticipada sin que exista justificación alguna puesto que, la simple presentación por la fuerza de una persona implica una desventaja dentro del propio proceso, por lo que se debe preponderar la presentación sin ordenes de aprehensión a menos que la misma se justifique puesto que, el valor principal es buscar el esclarecimiento de los hechos.

Lic. Juan Fernando González Espinosa

juanfer_lm@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: