Revocación de Mandato en México: Situación y posibilidades

El debate sobre la participación ciudadana y la instauración de una democracia participativa ha ido en auge, a últimas fechas en México. Y es que, apenas el domingo pasado, se llevó acabo la Consulta Popular para el enjuiciamiento a expresidentes, la cual tuvo una participación ciudadana por demás floja, donde únicamente participó en torno al 7.5% del padrón electoral nacional (lejos del 40% necesario para otorgarle a dicha consulta el carácter de vinculante).
No obstante, y a pesar de la baja participación ciudadana en la consulta, ya empiezan a surgir nuevas interrogantes en este debate tan complejo, sobre la instauración de una democracia participativa en el país, tales como ¿Qué pasará con la consulta sobre la revocación de mandato?, ¿acaso ya es esta constitucional?
Pues bien, en noviembre del 2019, fue aprobada en la cámara de diputados, la Reforma que posibilita la realización de un proceso que tenga como fin revocar el mandato de un presidente en funciones por medio de una consulta popular, que está prevista a realizarse el próximo mes de marzo del 2022.
Sin embargo, aún queda mucho trabajo legislativo y electoral por hacer al respecto, ya que aún no se cuenta con la reglamentación en términos legales para realizar la consulta de revocación, responsabilidad que compete en su totalidad a los legisladores.
Además, aún y con la reglamentación se requerirían de la firma del 3% del padrón electoral para echarla a andar.
Teniendo en cuenta el contexto anterior, los retos legislativos y electorales son demasiados como para asegurar que dicha consulta se llevará acabo en marzo del 2022 (como dijo el presidente López Obrador a principios de semana). Aún así, es un hecho que tales esfuerzos se intentarán, pues hay que recordar que existe un gran compromiso de por medio, pero no un compromiso democrático con la ciudadanía (a quienes les costará miles de millones de pesos la consulta), sino un compromiso para validar el discurso y la retorica presidencial.
Lo interesante, de momento, no es visualizar los posibles resultados y efectos de la consulta de revocación, si no el cómo afrontará el Gobierno Federal todos los retos que suponen su realización

Por Arturo Hernández Cordero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: