Tokio 2020 pero en 2021

Este fin de semana comienzan los Juegos Olímpicos que el año pasado por cuestiones de la pandemia fueron postergados a este año; y aun con todos los inconvenientes se llevarán a cabo.  Entorno a este evento de carácter mundial se dicen muchas cosas; desde lo evidentemente deportivo hasta los temas de sexualidad.

Este año la primera noticia fueron las camas de las villas en donde se hospedan los atletas que fueron anunciadas están hechas de cartón y tienen un límite de peso.  Algunas notas hacían referencia a que estas camas impedirían los encuentros sexuales en los dormitorios; y otras notas evidenciaban la función ecológica. De cualquier forma, la nota que se hizo viral fue la que contenía lo del encuentro sexual.

En realidad, el nivel de competitividad de los y las deportistas requiere el 100% de concentración para ocupar los primeros lugares; sin embargo, ante el encuentro multicultural no cabe de extrañar que estos mismos deportistas se den libertades de entablar relaciones amistosas, afectivas y hasta sexuales con otros y otras deportistas.  Nada fuera de lo común.  Lo de las camas de cartón diseñadas para soportar a sólo una persona es amarillismo ya que las camas nunca han sido el único lugar para los encuentros sexuales; pero dejemos la nota como algo de qué hablar.

Otro aspecto a resaltar de estos juegos es la presencia de los movimientos feministas; algunas disciplinas tienen de reglamento uniformes “sexistas” es decir, dejan expuesto el cuerpo (en este caso femenino) y no necesariamente para fines de la competitividad.  Algunas de estas atletas han solicitado igualdad en la comodidad de los uniformes, este tema aun dará de qué hablar y si nos damos la oportunidad de ver el deporte y al mismo tiempo analizar algunas de estos aspectos.

Y otro tema que es inevitable hacer notar es el gusto que puede causar ver la perfección tanto en la disciplina deportiva como en los cuerpos atléticos.

Muchos de los comentarios hacen énfasis en la belleza femenina y masculina de los atletas. Y ¿A quién no le gustan esos cuerpos?  Es inevitable hacer algún comentario al respecto.

Para efectos de atracción sexual el físico es muy importante; por instinto primitivo, solemos sentirnos atraídos por aquellas personas que denotan una buena salud y un cuerpo atlético es lo que comunica: salud.

Verás en muchos medios de comunicación los comentarios al respecto; habrá que tener un sentido crítico para referirse a estos cuerpos atléticos en admiración y no en sentido sexista.

Este año estos juegos serán diferentes, la pandemia de COVID-19 no nos deja vivir aun en la libertad que conocíamos, disfrutar de ver las diferentes disciplinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: