AMANECER EN TULANCINGO

        Qué apacibles despertares en la ciudad de Tulancingo en los años 50, para quienes vivíamos en el centro, todavía persisten esos bellos  sonidos que hacían que la ciudad se pusiera en pie:

    La luz del sol salía a las 6 a.m. no había cambio de horarios, nada de horario de verano; ni de invierno, el horario era el natural, el tradicional, el  de “Diosito” con el que nos levantábamos.  

    Los gallos cantaban a esa hora, esto es a las 6 a.m., entonces dentro de  la ciudad de Tulancingo había varias casas con un gallinero, un gallo y algunas gallinas, a las 6 a.m. se escuchaba el canto de los pájaros, había màs árboles sobre todo en la Floresta.  

   6 campanadas   indicaban que era hora de levantarse y había de estar atentos al lenguaje de las campanas de Catedral: un toque cada cuarto de hora y 1 y medio para anunciar la media hora, gratos e importantes era los mensajes enviados por las campanas, en el siguiente párrafo conoceremos algunos datos de los donantes de las campanas y de otro objeto significativo  EL Reloj de Catedral.

    “La primera campana fué fundida por don Leonardo Escorcia  y costeada por don Antonio Castro. Se coloco en su lugar el 6 de enero de 1879. Otra campana fue regalada por don Antonio Lechuga y otra por los herederos de doña Manuela Murguiondo viuda de Soto, Esta era la campana de la hacienda de Alcholoya…                      

   El Reloj de Catedral. – En el testamento de don Vicente Méndez de Castro hay la cláusula siguiente: ítem es mi voluntad que mis albaceas separen de dichos mis bienes  la cantidad de $ 1,000. 00 para que con ellos se compre un reloj que de  las horas con campana a beneficio de todo el pueblo, y si dicha cantidad para que se consiga lo haya para beneficio del público no es suficiente, y el vecindario quisiera colectar lo que restare…”

    A las 7 se escuchaba el silbido de las fábricas de San Luis, la Aurora y el Progreso que  anunciaba la entrada de los obreros, y el desayuno de los escolares que se preparaban para asistir a la escuela a las 8 a. m.  No podían faltar el ruido de los pasos apresurados y el murmullo de los alumnos que se dirigían a los diferentes centros escolares: Manuel de la Colina, Pedro de Gante, el Plancarte, la Lezama, la Urrutia, Federico Froebel etc.  En ese entonces no había tanto tráfico vehicular, se llegaba a su centro de trabajo, comercio o colegio, a pie. Los sonidos matutinos se sucedían  durante toda la mañana. Como mencionamos anteriormente  el grito de los pregones era cotidiano e infaltable.

    La campana del coche de la basura; que agitaba y apresuraba a las amas de casa y sus empleadas a recoger toda la basura del día a fin de depositarla para que “no se fuera a pasar el camión”.

    Otro Sonido que nos parece inolvidable era el silbido y el grito de ¡el cartero! casi siempre nos llenaba júbilo y en espera de buenas noticias, en la Navidad y en el 10 de Mayo era común recibir tas tarjetas de felicitaciones y buenos deseos de parte de los novios, amigos y seres queridos.

         El silbido y el paso del  tren  por toda las vías de lo que hoy ocupan los bulevares del Bicentenario y  la Morena, se escuchaba a lo lejos del centro, es uno de los sonidos que nos llena de  melancolía, el eco del ferrocarril vive en el recuerdo. Como todo cambia también los sonidos del amanecer en Tulancingo han cambiado.

Hasta el próximo viernes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: