Esperan artesanos de Tulancingo apertura de espacios para exponer sus productos

Golpeados por la pandemia, artesanos de Tulancingo esperan que pronto se abran espacios para retomar sus exposiciones y ventas, pues han tenido un año difícil a causa de la emergencia sanitaria, que los orilló a retomar la economía del trueque y usar las herramientas tecnológicas como el Tik-Tok.
Horacio García, artesano de Huapalcalco, reconoció que el gremio al que pertenece ha pasado un año muy difícil, pues la pandemia les tomó justo antes de los festejos del equinoccio de primavera y Semana Santa, que son de las mejores épocas para comercializar sus creaciones.
“Tuvimos que innovar, no nos quedaba de otra, vimos que podíamos bordar cubrebocas y lo hicimos, nos dimos cuenta que al estar los niños en casa, con sus clases virtuales, podíamos retomar la venta de juguetes de madera didácticos y así le fuimos buscando”.
Incluso, dijo, recurrió al trueque, “Al ver que no teníamos ventas, pusimos en redes sociales que cambiábamos artesanías por despensas, y la gente respondió muy bien”.
“Hubo algunos que nos traían la despensa y no nos aceptaban la artesanía, situación que les agradecimos mucho”.
Uno de los principales trabajos que hace Horacio, es la filigrana, con la que elabora joyería, como: pulseras y collares, trabajos que exigen de uno a cinco días.
Horacio García, es uno de los artesanos de Tulancingo que trabaja la filigrana, con la que hace flores, espirales y grecas para formar collares.
Lamentablemente, advirtió, esta artesanía de Tulancingo que antes se llamaba metalistería y orfebrería, se está perdiendo.
La filigrana, es el paso previo para trabajar la plata, ya que con un poco de capacitación se puede lograr.
El collar de filigrana tienen un tiempo de creación mínimo de cinco días y su precio en el mercado es de 850 pesos.
Luis Gregorio Soria, artesano de pintura artística artesanal sobre madera, también reconoció lo difícil que ha sido este año de pandemia, pero finalmente, dijo, obtuvo una enseñanza al tener que buscar nuevas formas de venta como las redes sociales.
“Nuestra razón social es Novedades Irene, y tuvimos que recurrir al Facebook para la venta, porque también teníamos el servicio de clases de pintura de cerámica y sobre madera, pero por la cuestión de los aforos, suspendimos la actividad”.
Ahora esperamos que la situación epidémica siga mejorando y se puedan retomar esas actividades y se abran los espacios para que los artesanos podamos retomar nuestras actividades en las exposiciones y ferias”, comentó.
Berenice López Méndez, trabaja el macramé con el que elabora tapices, porta vasos, cunas, pulseras, anillos, entre otras cosas. Dedica horas trabajando en la elaboración de sus productos que los comercializa también en redes sociales, mientras se dan las condiciones de volver a las exhibiciones y ferias.
Las artesanías de Horacio García y Berenice López pueden encontrarlas en la calle Emiliano Zapata 216, en Huapalcalco, mientras que Novedades Irene, de Luis Gregorio Soria está ubicado en la calle de Libertad, entre 21 de marzo y Echávarri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: