ÁCIDO ÚRICO

La hiperuricemia o gota es una enfermedad metabólica, que produce un aumento del ácido úrico circulante, éste se deposita en las articulaciones produciendo inflamación con dolor.

CAUSAS

  1. Falta de su eliminación por el riñón por causas desconocidas.
  2. Por un aumento en su producción, asociado a un exceso de ingesta de alimentos ricos en purinas (las purinas tras metabolizarse dan origen al ácido úrico)
  3. Mal funcionamiento de la enzima que metaboliza las purinas.
  4. Consumo excesivo de alcohol.
  5. Consumo excesivo de frutas, azúcares simples o fructosa.

Al aumentar el ácido úrico se produce su depósito en forma de cristales afilados en las articulaciones, sobre todo de partes inferiores del cuerpo (pies y piernas). Este depósito produce una inflamación de las articulaciones con un dolor intenso que se llama ataque de gota agudo. Otra parte de los cristales se elimina por la orina en forma de piedras produciendo cólicos renales. Si los ataques de gota son persistentes se producen lesiones deformantes en las articulaciones, formando los llamados tofos gotosos que producen las lesiones de la artritis gotosa crónica. La relación con otras enfermedades crónicas como son la obesidad, la hipertensión, las dislipidemías (aumento de la grasa en la sangre) y la diabetes es muy frecuente, por lo que las complicaciones de éstas también pueden aparecer en estas enfermedades.

Hay situaciones y productos que producen de forma espontánea un aumento del ácido úrico sin haber un problema del metabolismo de las purinas y por ello deben de ser contemplados y eliminados antes de ponerse en tratamiento con o sin medicamentos para bajar el ácido úrico. Entre estos factores están el estrés en general que puede elevar los niveles de ácido úrico. La utilización de contrastes radiológicos yodados; ciertos productos de la dieta como la cafeína, el alcohol; medicamentos que pueden aumentar el ácido úrico. Al eliminar estos factores la disminución del ácido úrico en la sangre puede ser suficiente.

RECOMENDACIONES

Como el problema del aumento de ácido úrico es una alteración del metabolismo de las purinas, y no por comer alimentos con alto contenido de purinas (que también son elevados en colesterol), es necesario saber de antemano que una dieta muy rigurosa es capaz de bajar los niveles de ácido úrico sólo ligeramente, por lo que en personas que estén tratadas con medicinas para bajarlo, la dieta puede no ser muy estricta. Si existe obesidad y/o dislipidemía también hay que corregirlas. Es fundamental la abstención absoluta de alcohol y cervezas, ya que producen cantidades importantes de ácido úrico. La decisión de tratar a los pacientes con medicamentos que disminuyen los niveles de ácido úrico, debe quedar en manos del médico, pero una dieta baja en purinas y fructosa también mejora la salud en general. ¡¡¡Baje de peso e inicie un nuevo estilo de vida!!!

PREVIA CITA

CONSULTA EN LÍNEA

Facebook Vero Callejas        Twitter @NutVerocc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: